El poder de la auto-organización

auto-organización

¿Vivimos en un mundo complejo? yo creo que sí, y lo vemos en la naturaleza, las sociedades e inclusive en nuestras organizaciones. Esta complejidad existe por la infinidad de elementos que interactúan entre sí de forma aparentemente caótica e impredecible.

Desde hace años que buscamos controlar lo incontrolable, buscamos generar orden en este mundo complejo a través de mecanismos de control, sistemas de poder, procesos rígidos y límites que acotan el nivel de potencialidad de cualquier organización, reduciendo así el nivel de creatividad y autonomía de las personas de nuestras equipos y organizaciones.

Con todos estos mecanismos, las organizaciones se sienten desbordadas e incluso incapaces de responder de manera sostenible y adecuada a los cambios. La así llamada “Gestión del Cambio” se ha vuelto insuficiente. Vivimos en el cambio. Necesitamos ser productivos, eficientes y sostenibles.

En ese contexto la auto-organización responde con un llamado a la cordura, plantea una vuelta a valores esenciales abrazando así la capacidad inherente de toda complejidad. Reducir el caos o la procedimentación mal entendida para centrarnos en potenciar las capacidades creativas y de comunicación de nuestros equipos.

La auto-organización pretende reactivar las capacidades creativas de los miembros de nuestros equipos las cuales marcarán la diferencia entre el éxito y el fracaso. Asegurarnos de que nuestros procesos sirvan para que las personas desarrollen todo su potencial al servicio de la organización, y considero que la auto-organización es la clave para esto.