Menos es más, y cómo éste principio está revolucionando mi vida.

Se trata de algo que ha ido goteando poco a poco hasta que despierté y ví que era mi estilo de vida. Un ideal basado en la cantidad. La cantidad de cosas, la cantidad de amigos, la cantidad de riquezas, la cantidad de experiencias; en lugar de en la naturaleza de éstas.

No era consciente de cuál era mi ideal de éxito. Hasta que fracasé. En realidad mi ideal era tener más y mejores cosas, más experiencias emocionantes, más amigos y más interesantes; necesitaba más aprecio, más reconocimiento. No prestaba atención a las relaciones que ya tenía, que ya estaban cerca, a aquellos que ya tenían interés en mí. A quienes no debía seducir. Mi familia, mis amigos de siempre.

Pero descubrí que hacer caso a tus apetitos casi siempre es un error. Descubrí que yo no “soy así”, yo “elijo ser así”. Se puede vivir de una forma más consciente, deliberada; en la que tus elecciones sean libres y autónomas. Para ello debes elegir. Elegirlo todo.

Elegir con sumo cuidado a la gente que metes en tu vida. Siempre gente que comparta tus valores. Gente que te ayude a contenter tu apetito por necesitar más, por querer más y te haga despertar y verte tal como eres. Elige tus relaciones, elige los lugares donde te metes, elige en qué gastas el tiempo.

Así que cada decisión que tomo, cada relación, cada objeto que compro, cada euro que gasto. No siempre lo consigo, pero siempre intento preguntarme ¿Aporta ésto algún valor? ¿Estoy tomando ésta decisión conscientemente ó me estoy dejando llevar?

Antes literalmente, usaba a la gente para conseguir clientes. Literalmente, acumulaba experiencias en lugar de disfrutarlas. Entretenía mi cabeza con ideas, para no encarar mi realidad. Y lo que me encanta de mi vida ahora es que puedo ser genuino. No hay otra intención detrás. No hay proselitismo. No hay autoengaño. Éste es quien soy ahora; y puedo cambiar si quiero. Es un verdadero placer mostrar a mi verdadero yo en cada apretón de manos.

Cuando te das cuenta de que ésta vida es tuya. Y es la única que tendrás. Y cuando éso deja de ser una idiotez mística, una poesía hippie. Cuando comprendes que es práctico y posible, ésa idea empapa y se filtra poco a poco dentro de tu ser y reconoces de que de éso se trataba. Éso era todo. Nada más, nada menos. Entonces el cambio empieza a operarse en ti.

Lo que estás imaginando no es una vida perfecta, no es una vida más fácil, pero sí más intencional, más simple, y más verdadera.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.