Como una piedra

No escribo poesía salvo en días de dolor fuerte. Ésta nació uno de esos días.

Como una piedra
Como un pretil junto a la carretera
Mirando al infinito un paisaje hermoso
Sin inmutarme
Así quisiera ser

Contemplar el mundo
Con la líquida mirada
De un ser inanimado
Incapaz de desconsuelo
Como una piedra
Así quisiera ser

Que no me impregnase la sangre
Del dolor ajeno
Ininterpretar aquello
Que la piedra no sufrió
Que la lluvia me limpiase
Sin necesidad de olvido

Como una piedra
Como un pretil junto al acantilado
Ajeno a la emoción
Distraída la vista siguiendo insectos
Contemplar sin discernir
Apenas templado por el sol del mediodía
Insensible al helor de la noche
Así quisiera ser

Sin sufrir
Aunque mi cuerpo mengüe
Más pequeño
Más pulido
Insensible al amor de la erosión
Que infructuosa me consume.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.