El rescate de Bankia

Medido en años de carritos Mercadona

En 2012 el alcalde de Marinaleda, Juan Manuel Sánchez Gordillo, encabezó una acción de protesta que llevó a 200 militantes de su partido, el SAT, a sustraer diez carros de la compra llenos de artículos de primera necesidad en un Mercadona y Carrefour.

Según la propia empresa el coste medio del contenido de un carro de la compra es de 300 euros, de modo que la sustracción puede valorarse en unos 3.000 euros, así a primera vista.

Durante algún tiempo tuve en mi imaginación a aquellos activistas haciendo cola en la caja del supermercado, discutiendo con las cajeras para pasar sin pagar, forcejeando con los guardas jurados y terminando por salir victoriosos con su botín. Los medios de comunicación criticaron con dureza la acción, alarmados ante la posibilidad de que se generalizaran los saqueos en una época de aguda crisis económica.

Hay un tipo de censura que excede la crítica moral para convertirse en admonición ideológica. Lo que había pasado en Mercadona era comunismo, y eso era peor que el hambre a secas. Los políticos y las columnas de opinión coincidieron en demonizar la acción, advirtiendo de que esa pendiente sólo podía llevar al caos. El expolio de un negocio privado parecía para muchos una trasgresión intolerable del orden social.

Curiosamente, en esos mismos meses se descubrió el agujero negro en las cuentas de Bankia, y se produjo el rescate de ésta y otras entidades bancarias. El expolio acabó superando los 100.000 millones de euros. Las críticas en este caso fueron más ponderadas y tibias. A fin de cuentas, no se trataba de dinero privado, sino de las arcas públicas, que siempre han sido refugio de consolación para los negocios privados fallidos.

333 millones de carritos

Por distraerme, un día calculé cuántos expolios como los del Mercadona contenía un pufo como el de Bankia. Equivalía a 333.333.333 carritos de Mercadona, llenos hasta los topes. (Esto es lo que resulta de dividir los 100.000 millones de euros del rescate por los 300 euros que contiene por término medio un carrito de Mercadona, según se dijo más arriba).

Ya es posible comparar el expolio del Mercadona (10 carritos) con el del erario público a cuenta de los bancos (333.333.333 carritos), pero aún así la diferencia es tan grande que es difícil todavía valorar su dimensión. Por eso decidí calcular, siquiera someramente, cuánto tiempo representaba el goteo de esos miles de carros si tuvieran que pasar por caja y realizar la operación de pago uno por uno.

27 millones de horas

Estimé de forma totalmente empírica que cada carro tarda unos 5 minutos en ser procesado por una cajera diligente. Siendo así, los 10 carros de Sánchez Gordillo hubieran tardado menos de una hora en salir del centro. A razón de esos 12 carritos por hora, los 333.333.333 carritos hubieran necesitado 27.777.777 horas de tiempo para ser procesados por una sola caja.

7140 años

Aún es un número muy grande. Así que calculemos los días mejor. La jornada típica de los centros comerciales suele ser de 12 horas. Eso hace que nuestras 27.777.777 horas se conviertan en 2.315.000 días. Esta cantidad es aún grande, más de 6300 años. Pero aún estamos trabajando todos los días, cuando un Mercadona descansa los domingos. Calculemos las semanas reales asumiendo que una semana son 6 días laborables, lo que nos da 386.000 semanas. En años, contando 54 semanas por año, salen 7142 años.

Así que lo que ha costado Bankia y demás al Estado equivale a una caja de Mercadona procesando carritos durante 71 siglos.


Cabe reflexionar sobre las magnitudes relativas del expolio de Sánchez Gordillo (apenas una hora) y del rescate bancario (setenta siglos), para decidir si el grado de alarma que expusieron los medios en cada caso fueron proporcionales o si, como creo yo, el color ideológico de los cristales con que se miró cada cosa pudo influir en su asimétrica valoración.

Por cierto, la constante para convertir una cantidad en euros en años de carritos de Mercadona es la siguiente:

13.996.800 eur/año

O 14 millones, para redondear. Para probar otra magnitud mareante, actualmente la deuda de España está en el billón de euros (1.000.000.000.000€). A ver cuántos siglos de carritos de Mercadona os salen.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Diego Buendia’s story.