Análisis técnico para la Compra de Commodities: ciclos económicos y tendencias.

Puedes leer el artículo anterior aquí: introducción

Vimos en el capítulo anterior la importancia que tiene el Análisis Técnico para la interpretación de los mercados y la definición de estrategias de compra de commodities, además de sus ventajas y características principales.

Mediante el presente artículo se introducen dos de los principios más importantes en los que se fundamenta el Análisis Técnico, y que ya se enumeraron anteriormente: los ciclos económicos y las tendencias de mercado.

Ciclos económicos

Desde el asentamiento de la Revolución Industrial a finales del siglo XIX sabemos del comportamiento cíclico de la actividad económica moderna, que suele representarse en cuatro fases bien diferenciadas:

  • Recuperación: es la fase ascendente de la actividad económica, en la que aumentan las producciones y se recuperan ventas y confianza. Los precios de la materia prima incrementan. Los intereses inician el ciclo en sus niveles mínimos y empiezan a incrementar. Cuando la actividad económica supera el auge del ciclo anterior, entra en el llamado proceso de expansión.
  • Auge: es el punto más elevado de todo el ciclo. Los precios y la productividad están en sus niveles máximos (pero empiezan a estancarse), la confianza es alta y la tasa de desempleo reducida.
  • Recesión: se inicia entonces la fase descendiente de la actividad económica. La productividad, la inversión y el empleo inician su descenso. Los intereses, en su nivel máximo, empiezan a disminuir, igual que los precios de la materia prima. Se empiezan a acumular inventarios. Cuando la recesión rebasa el nivel mínimo anterior, se dice que la economía está en contracción.
  • Depresión: el momento más bajo del ciclo económico. Desempleo máximo, demanda mínima y precios reducidos.

La duración de los ciclos es variable, hay quien identifica desde ciclos de 3 o 4 años hasta ciclos de 50 o 60 años. En la gestión de commodities centraremos nuestra atención principalmente en los ciclos más cortos, de 3 o 4 años; entender el comportamiento cíclico y aprender a identificar en qué fase nos encontramos será suficiente, no necesitaremos a Kondratieff y sus ciclos de larga duración para nada.

Es preciso indicar que todos los mercados están relacionados entre sí, aunque tengan cierto lag entre sus fases: por ejemplo, las commodities suelen ir con cierto retraso respecto al ciclo económico general, mientras que la bolsa suele ir adelantada al mismo.

Los ciclos económicos tienen una justificación fundamental que no podemos olvidar en nuestra gestión diaria; es la interacción entre la oferta y la demanda la que determina el precio último en el mercado. A modo ilustrativo, veamos una historia que se repite en distintos mercados y escalas temporales:

Un productor intentará incrementar la producción de una determinada commodity mientras el precio sea elevado en el mercado, y así lo hará también su competencia. Si la demanda del producto no aumenta, el incremento de stocks y producciones que los propios productores han ocasionado acabará por llevar a la baja los precios de la commodity, incentivando entonces a los productores a reducir su producción (por ejemplo, cambiando el tipo de producto a otro más lucrativo, o incluso parando o reduciendo drásticamente su producción). Irremediablemente, la reducción global de stocks y producciones volverá a llevar los precios al alza, dando inicio así a un nuevo ciclo económico.

Tendencias y Teoria de Dow

Una tendencia es la disposición del mercado a continuar en una dirección determinada. En términos de mercado (oferta y demanda):

  • En una tendencia alcista (como en una fase de recuperación) la oferta es inferior a la demanda, hay más compradores que vendedores. Conocemos este entorno como bull market, o mercado alcista. Durante tendencias alcistas es habitual mantener coberturas de compra largas que permitan amortiguar el incremento de precios, así como trabajar en la búsqueda de alternativas y proyectos de ahorro.
  • En una tendencia bajista (como en una fase de recesión), la oferta es superior a la demanda, hay más vendedores que compradores. Conocemos este entorno como bear market, o mercado bajista. Cuanto menor sea nuestra cobertura de compra, mayor reducción de precio captaremos en esta fase.
  • En una tendencia lateral (como en una fase de auge o depresión), la oferta es similar a la demanda, hay prácticamente los mismos vendedores que compradores. Es en este periodo cuando el Análisis Técnico se vuelve más complejo; hacerlo adecuadamente determinará nuestro éxito en la fase alcista o bajista inmediatamente posterior.
Despídete de buenos resultados si no aprendes a identificar correctamente las tendencias del mercado. ¿Por qué te cubriste tanto cuando los precios aún estaban altos y la tendencia era claramente bajista? ¿Por qué no te cubriste cuando los precios aún estaban bajos y la tendencia era claramente alcista?

Por otra parte, la Teoria de Dow determina tres tipos de tendencias en función de su duración: tendencias primarias (a más largo plazo, 1–3 años), secundarias (medio plazo, 1–3 meses) y terciarias (a más corto plazo, menos de tres semanas), estableciendo también tres fases bien diferenciadas dentro de cada tendencia primaria en función del estado del mercado.

Veremos más adelante un par de puntos principales de la Teoría de Dow que resultarán fundamentales en nuestro Análisis Técnico.

Basada en la teoría anterior, la Teoría de las Ondas de Elliot establece un sistema sucesivo de ondas de impulso (1:5) y corrección (a:c) que conforman un patrón repetitivo en el mercado, en sus distintas escalas, y tanto al alza como a la baja. Se representa en el gráfico un ciclo de mercado típico.

La utilidad de esta teoría como tal en la gestión diaria de commodities es reducida, si bien es importante entender el concepto fundamental y psicológico por el cual a todos los movimientos principales del mercado le siguen correcciones inmediatas, por motivos tan sencillos como la toma de beneficios (ventas) después de una gran subida (compras). En estas semanas aprenderemos a marcar niveles tentativos para estas correcciones y a no confundirlos con cambios de tendencias.

Finalizo este artículo con dos principios fundamentales, basados en la Teoría de Dow, que debemos tener siempre presentes en relación a las tendencias del mercado:

  • No debemos ir nunca en contra de una tendencia.
  • No debemos dar por finalizada una tendencia hasta confirmar la siguiente.

La próxima semana veremos cómo identificar tendencias, soportes y resistencias, el primer paso en cualquier Análisis Técnico completo.


Este artículo ha sido escrito por David González Fraile (@deibis), puedes seguirle en Twitter, visitar su blog personal o conocer su perfil profesional en LinkedIn.