Análisis técnico para la Compra de Commodities: identificación de tendencias, soportes y resistencias.

Puedes leer el artículo anterior aquí: ciclos económicos y tendencias

Aprendimos en el artículo anterior algunas generalidades sobre los ciclos económicos, y cómo éstos generan tendencias en el mercado. En este artículo se introducen los primeros pasos de cualquier Análisis Técnico, probablemente los más sencillos y relevantes: la identificación de tendencias, soportes y resistencias.

Representación gráfica de precios

En mercados con suficiente liquidez como suelen ser los de Commodities los precios fluctúan de manera importante durante las sesiones diarias, determinando cuatro valores principales:

  • Precio de apertura: es el precio al que abrió la sesión diaria el mercado. Puede diferir del precio de cierre de la sesión anterior.
  • Precio de cierre: es el precio al que cerró la sesión diaria el mercado.
  • Precio máximo: es el precio máximo al que cotizó nuestra commodity durante la sesión de mercado.
  • Precio mínimo: es el precio mínimo al que cotizó nuestra commodity durante la sesión de mercado.

Podemos representar gráficamente la evolución de las cotizaciones mediante estos cuatro valores; aunque existen múltiples tipos de gráfico (de líneas, de barras, de punto y figura,…), probablemente el más extendido y práctico es el gráfico de velas (candlesticks), con origen en los mercados de arroz en Japón. Los precios se representan como velas de la siguiente manera:

Este tipo de gráfico nos permite visualizar de manera rápida la volatilidad diaria, los valores de apertura y de cierre. Veremos próximamente cómo identificar patrones de continuación o cambio basados en las figuras que estas velas forman durante varias sesiones consecutivas.

Representaremos los precios en una escala aritmética.

Identificación de tendencias

Cuando iniciamos el Análisis Técnico de cualquier commodity desde un punto de vista gráfico (ya tendremos oportunidad de aprender acerca de los indicadores matemáticos), el primer paso que debemos dar es la identificación de las tendencias del mercado.

Identificar tendencias es sencillo: basta con trazar una línea entre al menos dos mínimos ascendentes (en tendencias alcistas) o dos máximos descendientes (en tendencias bajistas), y prolongarla en el tiempo.

Iniciaremos nuestro análisis desde el largo plazo (1–3 años), identificando la tendencia primaria en la que nos encontramos. Iremos acercándonos en la escala temporal, repitiendo el proceso (uniendo principales mínimos ascendentes o máximos descendientes) para las tendencias secundarias (1–3 meses) y terciarias (menos de 3 semanas).

Normalmente, será a partir de un tercer punto (máximo o mínimo) cuando podremos consolidar una determinada línea de tendencia. En ocasiones, deberemos excluir de nuestra línea de tendencia el primer máximo o mínimo que se presente, pues no nos será de utilidad.

Aunque en raras ocasiones vamos a poder formar líneas de tendencia perfectas, la identificación de las mismas va a seguir siendo sencilla, incluso a simple vista. Iremos adaptando nuestras líneas de tendencia a medida que los precios vayan marcado nuevos mínimos o máximos, y las pendientes de estas incrementen o decrementen.

Si trazamos una paralela (línea de retorno) a nuestra línea de tendencia obtendremos un canal de tendencia estándar, dentro del cual los precios deberían fluctuar; los canales suelen romperse y cambiar de inclinación a medida que el mercado avanza.

Veamos a continuación un ejemplo de identificación de tendencias para el Maíz:

Puede observarse claramente la tendencia primaria bajista, que dura ya tres años y medio (aprenderemos más adelante a analizar la volatilidad del mercado; en la primera mitad de la tendencia la volatilidad fue aumentando, mientras que en la segunda mitad se ha reducido). No es difícil encontrar tendencias secundarias tanto alcistas como bajistas, y si acercáramos el gráfico, sus correspondientes tendencias terciarias. ¿Qué podemos esperar en este mercado a partir de ahora? Pronto sabremos responder esta pregunta…

La importancia de las líneas de tendencia que tracemos va a venir determinada por:

  • El número de rebotes que haya habido sobre la misma (o en sus cercanías). Observa la tendencia primaria en el caso del maíz, encontrarás no menos de 6 rebotes.
  • La duración total de la tendencia. 3,5 años en nuestro ejemplo, ¿estaremos llegando al final de nuestra tendencia primaria?.
  • La inclinación de la tendencia (tendencias con gran inclinación se rompen con mayor facilidad). Puedes observar cómo la inclinación de la tendencia primaria es de apenas unos 20–25º; mientras que la de las tendencias secundarias más inestables llega a los 80º.

Estos mismos factores determinarán, cuando se rompa la tendencia (es decir, cuando los precios atraviesen nuestra línea de tendencia en sentido contrario a la misma), la severidad del movimiento contrario.

El siguiente artículo nos proporcionará algunas herramientas o tips para poder confirmar estas roturas o cambios de tendencia. Pero antes, aprendamos otro de los conceptos sencillos y relevantes en el Análisis Técnico, y que ya hemos podido intuir en nuestro trabajo con tendencias: la identificación de soportes y resistencias.

Soportes y Resistencias

En el Análisis Técnico, se entiende por soporte una zona en la que se concentra la demanda (demanda más fuerte que la oferta). Las cotizaciones diarias no son capaces, o tienen dificultades para romper a la baja el nivel de precios del soporte. Por contra, una resistencia es una zona en la que se concentra la oferta (oferta más fuerte que la demanda); las cotizaciones no consiguen, o les cuesta superar al alza el nivel de precios de la resistencia.

Normalmente, cuando se rompen, los soportes y las resistencias invierten sus papeles; convirtiéndose soportes en resistencias, y viceversa.

Resulta vital entender la importancia psicológica que tienen soportes y resistencias en el mercado y, al igual que con las tendencias, controlar el tiempo y las veces que se hayan consolidado.

Además de los soportes y resistencias que forman las propias líneas de tendencia, debemos identificar niveles históricamente relevantes para nuestra commodity, bien sea por motivos fundamentales o meramente psicológicos (como el acercamiento de los precios a números redondos). Estos soportes y resistencias tienden a repetirse y ganar relevancia con el tiempo.

Veamos un ejemplo de identificación de soportes (en verde) y resistencias (en rojo), para el Aceite de Soja:

¿Cómo trazarías la línea de tendencia (secundaria) actual?

Esbozando estrategias

Una vez hayamos realizado nuestro análisis gráfico de tendencias, soportes y resistencias, seremos capaces de:

  • Identificar en qué tendencia primaria, secundaria y terciaria nos encontramos, determinando si estamos en un mercado alcista o bajista, y si se presenta algún tipo de corrección secundaria o terciaria.
  • Identificar los principales niveles de soporte y resistencia que ha marcado el mercado hasta el momento.
Proyectando líneas de tendencia y niveles de soporte y resistencia obtendremos una buena base sobre la que esbozar estrategias que nos permitan identificar momentos de compra oportunos.

De manera general (recuerda: siempre a favor de la tendencia, vigente hasta poder confirmar lo contrario) esperaremos, cuando los precios se acerquen a una línea de tendencia, un rebote a favor de la misma (siguiendo el curso de esas formaciones de zig-zag habituales en el mercado); estaremos atentos cuando los precios se acerquen a niveles de soporte y resistencia, viendo si estos siguen actuando como tales.

Esperar que una tendencia se revierta al llegar a sus soportes o resistencias, puede traernos sorpresas desagradables. Pero si en algún momento detectamos una rotura en nuestra línea de tendencia, o en algún nivel de soporte o resistencia, activaremos nuestra primera señal de alerta, y nos pondremos a analizar un posible cambio de tendencia (que seguirá intacta mientras se sigan formando mínimos ascendentes o máximos descendientes).

Veamos nuevamente el ejemplo del Aceite de Soja:

Según el gráfico trazado, llevamos unas semanas en alerta, pues nuestra línea de tendencia primaria (que variará ligeramente según qué puntos utilices para trazarla) fue atravesada por primera vez en varios años. Nuestra línea de tendencia secundaria es alcista, y tiene el siguiente nivel de soporte alrededor de 32,5. ¿Volveremos a recuperar el canal bajista de nuestra tendencia primaria (finalizando la tendencia secundaria alcista), o estaremos en el inicio de una tendencia primaria alcista?

En los siguientes artículos veremos en qué podemos apoyarnos para determinar precios objetivos (además de en nuestros soportes y resistencias), y cómo identificar algunos patrones de cambio o continuación de tendencia.

Mientras tanto, ¿qué tal si practicas un poco identificando tendencias, soportes y resistencias de tus commodities preferidas?


Este artículo ha sido escrito por David González Fraile (@deibis), puedes seguirle en Twitter, visitar su blog personal o conocer su perfil profesional en LinkedIn.