CONCENTRACIÓN EN MIAMI

Comencé a preparar el bolso la noche anterior. Cuando lo abrí me di cuenta de que de las seis raquetas que tenía, había cuatro sin encordar. Solamente dos estaban listas: suficiente para el primer día.

Acomodé la muñequera, la vincha y empecé a recordar la manera de ordenar las cosas, las costumbres al armar el raquetero… La memoria devolvía momentos de lo que había tenido como rutina toda mi vida.

I started to prepare my tennis bag the night before. When I opened it I realized that four of the six racquets I had weren’t stringed. Only two of them were ready but that was enough for the first day.

I placed the wristbands, the headband, and started to remember the way I used to put my tennis stuff in order. Things that I had done as a routine all my life.

Al día siguiente haría un poco de tenis por primera vez en siete meses. Por fin, la raqueta fuera del bolso y en uso. Era un momento especial de la estadía en Miami; no el principal, porque la rehabilitación de la muñeca y la puesta a punto física ocupaban el primer plano, pero lógicamente el día de los primeros golpes fue diferente y me movilizó.

Ese día, lo único que me pudo parar fue una tormenta tropical.

The next day I would play some tennis for the first time in seven months. Finally, the racquet out of the bag and in full use. It was a special moment, though not the main goal during my stay in Miami, as I was looking to work on my wrist rehab and the physical improvements. But certainly, the day I hit for the first time was different and touching.

The only thing that could stop me that day was a tropical storm.


El Crandon Park estaba semivacío. Un lugar que se asocia con el ruido y la energía de los fans cada vez que jugamos el torneo era un gran club con canchas sin ocupar, como sucede durante el resto del año. Las tribunas tubulares estaban desmontadas. Había algunos juniors de otros países practicando con sus entrenadores. A mí me tocó la cancha 10, la que usé por el resto de la estadía en Miami.

Crandon Park was half empty. A place full of noise and energy thanks to the fans that attend the tournament every year was now a big tennis venue with many empty courts. As it happens during the rest of the year, some of the main courts didn’t have stands. There were some junior players training with their coaches. I booked court number 10 and practised there many more days.

La sensación fue rara. Después de más de medio año sin jugar, de repente, empezaba de nuevo con el tenis. No había programado que aquella semana específica iba a comenzar a pegarle. Venía recuperando la muñeca gracias al trabajo con mi kinesiólogo Matías, físicamente ya venía trabajando de antes (apoyado en una buena nutrición) y ese día simplemente sentía que estaba en condiciones de hacer algunas derechas, saques y voleas.

It was a strange feeling. After seven months of inactivity, suddenly I was starting to play tennis again. I hadn’t planned to hit that week. I was working on my wrist rehab thanks to my physio Matías, I was working out and following my nutritionist’s advice and that day I simply felt I could try some forehand, serves and volleys.

En los primeros peloteos me parecía que en vez de raqueta tenía un martillo. Hacía los movimientos como si fueran en cámara lenta. En los 10 ó 15 minutos iniciales se trató de poner en marcha todo el cuerpo, y ya sobre el final recuperé la coordinación, me sentí más suelto, los peloteos fueron largos y el brazo se empezó a cansar. Para los meses de inactividad los 45 minutos alcanzaban pero yo no quería parar. La típica lluvia de Miami nos obligó a hacerlo y de ahí nos fuimos a hacer físico.

At first I felt I was holding a hammer instead of a racquet. I was moving in slow motion. During the first 10-15 minutes it was all about putting the body in motion. Towards the end I regained coordination, felt more confident, rallies were a little longer and the right arm started to get tired. You would think 45 minutes of hitting was enough but I didn’t want to stop. The typical Miami rain made us leave and we ended up going to the gym.

El entrenamiento diario llegó a tener seis turnos por día. Por ejemplo: kinesiología, gimnasio, kinesiología, tenis, kinesiología y físico. Esto último podía ser velocidad y resistencia en la arena, salir a correr, ejercicios de coordinación y también natación.

A single day could have six different training/rehab sessions. For example: physio, gym, physio, tennis, physio and some speed and endurance training at the beach, jogging, coordination exercises and swimming.

La carga de tenis se fue incrementando con el correr de las semanas pero, como les contaba antes, en esta etapa ocupaba un segundo o tercer plano. De hecho no hice tenis todos los días y en las últimas semanas hubo un viento tal que habría hecho imposible mantener la pelota en juego. Eso sí, no nos frenó para salir a correr o avanzar en el mejoramiento de la condición física.

The amount of tennis grew as days went by but it was not a priority at this stage. In fact I didn’t hit every day. There were such strong winds in Miami in the last few weeks that it was impossible to keep the ball in play. That didn’t prevent us from going to run or improving my physical condition.

En la próxima etapa de la recuperación pegaré el revés a dos manos. Los ejercicios de fuerza y movilidad de la muñeca van cada vez mejor, al punto que coincidimos con mi doctor Richard Berger que finalmente no lo visitaría en este viaje. Estamos en contacto permanente, le mando videos de mis rutinas y entrenamientos, hablamos por Whatsapp y Skype… La tecnología ayuda para no tener que viajar a Rochester a menos que sea necesario.

I’ll hit the double-handed backhand in the next stage of my recovery. The strengthening and mobility improvements on my wrist are showing, and together with my doctor Richard Berger we agreed that I wouldn’t visit him during this trip. We stay in touch all the time. I send him videos of my training and rehab routines, we chat and talk on Whatsapp and Skype… Technology helps in a way that I don’t need to travel to Rochester unless it’s necessary.

A unos metros del estadio maravilloso del que conservo grandes recuerdos y donde también viví una sensación tenística muy fea en mi último partido oficial, continué la recuperación con determinación y entrega. Como decía en el escrito anterior, es un trabajo de hormiga. Hoy recorro este camino de rehabilitación de la muñeca y entrenamiento, un camino que termina jugando al tenis y compitiendo. Todo el esfuerzo que hago, desde que tomé la decisión de la última operación, es para regresar al circuito. La única incertidumbre es la fecha del torneo. No hay dudas de que volveré, la duda es cuándo y dónde.

A few feet away from the wonderful stadium in which I had great times and also where I felt horrible tennis-wise in my last official match, I keep working on my recovery with dedication and determination. As I wrote in my previous post, it’s a long process. Today I’m following this path of training and wrist rehab, a path that finishes playing competitive tennis. All the effort I’m making since I took the decision of undergoing surgery for the last time will end up in a comeback. The only question mark is the date of my return. There’s no doubt I will play again, the only doubt is when and where.


Aun pese al esfuerzo y las ganas que pongo en mi recuperación y regreso, no puedo dejar de mencionar el crédito que se llevan mis amigos, que son muy importantes como mi familia y mi grupo de trabajo. Antes de tomar la decisión de operarme por última vez y grabar ese largo video en el que explicaba cómo se había llegado a ese desenlace, estuve un buen tiempo en Tandil madurando la decisión. La determinación de volver a intentarlo fue propulsada por mis amigos y familia. Si bien soy el que hace el esfuerzo, la ayuda fue vital.

A big credit in this story goes to my friends, which are as important as my family and my team during this process. Before taking the decision of commiting myself again and recording that long video in which I explained to you what had happened the months before the surgery, I spent some time in Tandil thinking about what to do next. The decision of trying again was encouraged by my friends and family. Although I put my mind and body into this whole process, their advice was crucial.

Somos un grupo que se conoce desde los seis o siete años. Hablar con ellos es la mejor terapia que pueda encontrar. Cuando uno pasa por un mal momento aparecen los otros para levantarlo. En el grupo siempre el asunto de mi mano fue algo triste, pero tiene tanta importancia como si a otro le va mal con un examen final o en una obra de teatro.

We are a big group of friends that know each other since we were six or seven. Talking to them is the best therapy I can find. When one of us is having a bad day the others are there to give a hand. The situation with my wrist was always worrysome, but it’s as important as if a friend fails an exam or his play at the theatre is not going that well.

Por eso siempre me acompañan en los viajes o giras. La mayoría ha postergado cosas para poder venir, como por ejemplo exámenes. Hubo uno que trajo su guitarra y no sólo me acompañó sino que aportó alegría con su música e improvisaciones. Si no me altera mi planificación, yo también me he adaptado a ellos, como cuando acomodé alguna gira para estar presente en un cumpleaños o, en este caso, demoré unos días el viaje a Miami para que pudieran venir Kele y Gera. Era el primer viaje que compartíamos.

That’s why they travel with me all the time. Most of them have postponed personal stuff to come with me, like exams. One of them brought his guitar and provided joy with his music and improvisation. If it doesn’t alter my planning, I can also make small changes to the schedule. Once I flew a little late in order to attend a friend’s birthday. This time I went to Miami a few days later so that Kele and Gera could come. It was the first trip we spent together.

Kele fue fundamental con la garra que le puso para entrenar físico conmigo, como cuando salíamos a correr. Gera es quizá un poco más vago (no te enojes, Gera) pero igual de importante. Nos levantábamos a las 7.30. Si no se entrenaban conmigo, colaboraban. Kele me acompañaba trotando en el trayecto del estadio hasta casa, unos 12 kilómetros al rayo del sol y la humedad. Gera iba en la camioneta frenando cada mil metros para darnos agua.

En la última, al mediodía, con un calorazo, veníamos a buen ritmo y nos quedaba un puente largo. Kele le dijo a Gera que nos esperara antes del puente y Gera entendió después. Llegamos casi deshidratados. Él, tranquilo con el aire acondicionado.

Kele would work out and run with me. Gera may be a little bit lazy (don’t get mad at me, Gera) but important as well. We would wake up at 7.30. If they didn’t train with me, they would help with my training. Kele used to run with me about 7 miles from Crandon Park to our place. Gera was driving the van and stopping at every mile to provide us some water.

The very last day, at noon, he misunderstood the message and waited for us by the end of a long bridge instead of waiting for us at the beginning of it. We were exhausted. He was comfortably waiting for us inside the van with the air on.

Por la noche jugábamos al truco y el que perdía lavaba, cocinaba o preparaba la mesa.

No me fue muy bien ahí… Me dieron trabajo extra.

At night we would play cards, a typical game called truco. The loser would wash the dishes, cook or set the table.

I didn’t do well there... They gave me extra work.


Ya de regreso en Buenos Aires, no podía faltar en la Bombonera. Fue una gran alegría de domingo que no olvidaré jamás y una pausa antes de seguir con la recuperación y entrenamiento.

Como siempre les seguiré contando cómo van mis cosas y agradeciendo el apoyo que me dan en persona o por las redes.

Back home, I couldn’t miss Boca’s game at la Bombonera. I’ll never forget last Sunday.

I will resume my training soon and will tell you how things are going, as I always do. Thanks for the support you give me every day.

Juan Martín
Noviembre 2015