Donde la depresión cortazariana aparece y me identifico peor o mejor que huella digital (Parte 1)

y cuántas veces, tirado en una cama que no se tendía en muchos días, oyendo llorar a la Maga porque en el metro un niño le había traído el recuerdo de Rocamadour, o viéndola peinarse después de haber pasado la tarde frente al retrato de Leonor de Aquitania y estar muerta de ganas de parecerse a ella, se me ocurría como una especie de eructo mental que todo ese abecé de mi vida era una penosa estupidez porque se quedaba en mero movimiento dialéctico, en la elección de una inconducta en vez de una conducta, de una módica indecencia en vez de una decencia gregaria”

Like what you read? Give Denise Barraza Neira a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.