Image for post
Image for post
Un joven Cachúa fuetea al “Júas” en llamas en el Cementerio de Cabral. (Dennis M. Rivera Pichardo)

Cachúas de Cabral: Tradición de capa y fuete

El último de los Carnavales Cimarrones dominicanos lucha a fuetazos por sobrevivir.

Texto y Fotos por Dennis Rivera

Cae el sol de primavera sobre Cabral, una de las comunidades más antiguas de la hoy provincia Barahona, localizada al suroeste de la República Dominicana. Todo el pueblo está en la calle, el día más esperado del año ha llegado. Es lunes, pero no uno cualquiera, lunes de Pascua. Para la Iglesia Católica la Semana Santa culminó el día anterior con el Domingo de Resurrección, pero para los moradores de Cabral la celebración ha durado un día más.

Dicta la tradición popular que luego de la conmemoración de la muerte de Jesucristo el Viernes Santo, los vecinos de Cabral toman la justicia en sus manos. El “Júas”, un muñeco de trapo y paja que representa al apóstol traidor Judas Iscariote, es colocado desde el Sábado Santo en lo más alto de la plaza pública del pequeño municipio donde permanece hasta el lunes luego del domingo de Pascua.

El rugido del fuete ha inundado las calles del pueblo por los pasados días, la semana del carnaval está a punto de culminar. El más tardío de los carnavales cimarrones dominicanos saldrá con su última comparsa.

Vistiendo vistosos pero humildes trajes, caretas de papel y fuetes de cabuya, niños y adultos se reúnen en la plaza para ajusticiar al “Júas”. Lidera la procesión el Cachúa Mayor, Temístocles Féliz Suárez, un médico cabraleño que ha defendido a capa y fuete la tradición cimarrona de la cual su familia es parte hace más de cien años.

Con el “Júas” al hombro, las Cachúas están listas para hacer su recorrido hasta el cementerio. “¡Júa, júa, júa, é!”, se oye gritar al Cachúa Mayor, a lo que le responden los demás: “Lo matarón por calié”.

Repicando sus fuetes, la colorida y alborotosa manada de Cachúas visitan los barrios más emblemáticos de Cabral, donde los civiles, personas sin disfraz pero armadas con fuetes, se unen al peregrinaje que da cierre al carnaval.

Image for post
Image for post
La procesión lleva al “Júas” por los diferentes barrios de Cabral. (Dennis M. Rivera Pichardo)

Luego de una hora de procesión por diferentes sectores de la comunidad, la multitud llega al cementerio para conmemorar a los Cachúas que ya no están. Cada uno ocupa una tumba mientras el Cachúa Mayor se pronuncia a los presentes desde la más alta de estas. Féliz Suárez aprovecha el momento para hacer un breve recuento de la tradición y motivar a los más jóvenes para que continúen el legado histórico de esta manifestación reconocida como Patrimonio Cultural de la República Dominicana.

Al terminar el discurso de cierre un fuerte repique de fuetes marca la hora de la quema del “Júas”. El Cachúa Mayor desviste y rocía con gasolina al muñeco.

- “¡Júa, júa, júa, é!”

- “¡Lo mataron por calie!”

- “¿Muchachos qué quieren?”

- “¡Fuete, fuete, fuete!”

- “¿Y los civiles?, ¿dónde están?”

- “¡Debajo de la cama se quedaron!”

El Judas arde en fuego y es lanzado desde lo alto de un panteón. Las Cachúas fuetean al maltrecho muñeco mientras este es arrastrado entre las tumbas del cementerio. El fuego se consume y así culmina otro año más de tradición.

En el siguiente video, filmado y editado por Marvin del Cid, se aprecia la ceremonia desde un punto de vista privilegiado, que permite observar todos los detalles de una tradición centenaria, declarada patrimonio cultural de la República Dominicana.

Written by

Photojournalist based in Puerto Rico. Covering mostly the Caribbean and Central America.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store