Me quiero ir de aquí para “encontrarme”

Muchas veces mostramos amor incondicional con algo tan intangible como nuestra propia patria. No importa la situación que estés viviendo, te sientes orgulloso de compartir la misma región geográfica con un grupo de personas que repiten tus comportamientos, idioma y tradiciones.

El sentimiento es bonito hasta cierto punto, hasta que hace que dejes de cuestionarte si realmente es amor lo que sientes.

México es el mejor ejemplo y no sólo por el hecho de ser mexicano es que lo digo. No es necesario mencionar todos los elementos que ya sabemos que nos hacen estar orgullosos de ser mexicanos, ni los que no nos hacen estarlo, pues todos lo sabemos inconscientemente (o concsientemente) .

A pesar de todo, no nos puedo ver como un país unido. En nuestro lenguaje habitual se ve el daño que queremos hacerle al prójimo por la más mínima provocación pero, es esa la verdadera riqueza del lenguaje mexicano ¿No? Mentarnos la madre.

El caos vial, la trampa, el machismo, la proyección, la corrupción, la veneración y la competencia forman la cúpula que encierra la cultura mexicana.

Vivimos en un país que poco a poco pierde su identidad sin saberlo. Una población que carece de consciencia colectiva. Tenemos que escudarnos en nuestro humor para salir adelante, ese mismo que podría incomodar a cualquier persona que no esté acostumbrada a bromear sobre la muerte, la enfermedad o la desgracia.

Una población dividida en clases sociales y que solo ve por las necesidades de los que integran la misma. La comodidad es la cuna del mexicano.

Siento que en esta época hubieran matado a pedradas a Emiliano Zapata por defender la misma tierra, la que nos da el maíz para las tortillas de nuestros “Taquitos al pastor ❤_❤”.

Vaya chairo que era el Emiliano Zapata.

Por eso, cada que recuerdo lo que he vivido en este país, no puedo dejar de pensar que por más que ame cada lugar que he visitado, también recuerdo que no puedo olvidar lo que más me molesta de él.

Hoy no sé qué siento por México.

Fox, una vergüenza nacional.
One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.