Cuando me di cuenta estaba hablando de este proyecto en una clase de fotografía

[Día 125/200 Leo]

Eran las seis de la tarde cuando desperté, me sentía un poco desorientado después de mi siesta vespertina, encontré en mi celular varios mensajes y una llamada perdida de Sergio.

Una vez me despabilé contesté un par de mensajes y regresé la llamada a mi amigo, quedamos de vernos para comer/cenar antes de la clase de foto que imparte los miércoles por la noche.

La última semana he dormido alrededor de 4 horas por noche y comido dos veces por día, fue por eso que caí rendido por la tarde en una siesta que se alargó por tres horas.

Llegué con Sergio, comimos y conversamos un rato sobre los últimos proyectos que traemos andando, sobre lo complejo de controlar emociones y al final se coló un poco de política.

Cuando nos dimos cuenta, la tarde ya había pasado, pagamos y decidí acompañar a Sergio a su clase.

Llegando al estudio recordé que aún no sacaba el retrato del día, así que aproveché y abordé brevemente a uno de los alumnos que esperaban la clase.

Le conté a Leo de mi proyecto mientras le sacaba algunas fotos, pero nuestra mini sesión fue interrumpida cuando acabó la pila de mi cámara.

Sergio empezó su clase, minutos después me tomó por sorpresa cuando revisaba unos retratos que Leo había hecho de tarea y sugirió que les contará de este proyecto.

De repente estaba frente a un grupo de alumnos de fotografía contándoles lo que he aprendido de salir todos los días a crear imágenes, cuestiones de salir de la zona de confort, empatía, dominio técnico y demás.

Siendo sinceros me gustó compartir un poco de lo que he aprendido en los últimos meses, creo que me gusta hablar de fotografía.


Este post número 125/200 forma parte de la segunda parte de mi proyecto de creatividad. Si te gusta mi proyecto te agradecería que le des clic al corazón de abajo para que más gente pueda verlo.