Mad Max 2 : La Incompetencia Acertada de Cinépolis

Tenía bastantes meses de no pasar a palabras alguna historia de mi vida, y aunque en este pasado cercano he visto muy buenas películas, leído muy buenos libros, ido a muy buenos conciertos, y vivido muy buenas fiestas, creo que ninguna de esas experiencias merecían pasar a este medio por el simple hecho de que todas (o mínimo la mayoría) fueron parte de un plan, como dice Heath Ledger en The Dark Knight.

Ir a cobrar un cheque de 10,000 pesos al banco puede ser una experiencia satisfactoria , pero dudo que le gane en emociones a encontrarte 500 pesos arrugados en la bolsa de una chamarra que no habías usado en mucho tiempo, el elemento sorpresa hace que esa anecdota valga la pena contarse.

De ese modo gracias a un giro inesperado estoy aquí contando como fue la primera vez que vi Mad Max 2 o conocida a partir de hoy como ‘una de mis películas favoritas’, pero antes de comenzar quisiera agradecer principalmente a dos personas: en primer lugar a George Miller por escribir y dirigir esta joya de película, y en segundo lugar al encargado de la cartelera en la página de Cinépolis; con ese pendiente terminado, continúo con el tema principal de este artículo.

Hace unos días planeé ir al cine hoy martes 12, así que entré a la página de Cinépolis, y buscando horarios que se acomodaran a mi vida de ni joven ni adulto, encontré que Mad Max estaba en Valle Oriente; solo una función en todo el día, lo que automáticamente me dijo: ‘premiere’. Compré los boletos, y después de leer y escuchar reseñas hablando maravillas de la película, esperé hasta hoy para por fin ver una de las mejores películas del verano (si no es que del año según la prensa internacional).

Todo iba de acuerdo a lo planeado, hasta que después de que desapareció la cortinilla de Warner Bros., me di cuenta que los boletos que había comprado eran para Mad Max 2 de 1981, no Mad Max: Fury Road de 2015.

P: ¿Cual fue la recompensa por mi falta de atención?

R:Descubrir que llegué tarde a una fiesta que empezó hace 34 años, y al parecer no va a terminar pronto.

Poster de Mad Max: Fury Road (2015) — Título de Mad Max 2 (1981)

Toda mi vida he crecido viendo videos de música, videojuegos, caricaturas, y películas inspiradas poco o mucho en la franquicia de Mad Max, pero nunca me había dado el tiempo de darle una checada al material original, así que gracias a un poco de buena suerte y el mal manejo del sitio web de Cinépolis, mi primer acercamiento a la obra de George Miller no pudo haber sido mejor.

The Road Warrior resultó ser una película que cubre todo en mi lista de las cosas que una buena película debe tener, pero cinco cosas que sobresalen son sus tomas bien construidas, personajes memorables, una banda sonora que acompaña la historia y no solo es fondo musical, el ritmo gracias a su edición, y muchas escenas que roban tu atención completamente con tan poco diálogo.

Si no la has visto no puedo recomendarte suficiente que la veas, y si eres de los que ya sabían lo buena que es esta película, te envidio, no se como pude haberme perdido ese universo por tanto tiempo.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.