Una empresa debe crecer y ganar

En el artículo anterior que publicamos, comentamos que habíamos nacido con dos premisas muy importantes en mente, la primera de ellas es vender tecnología y no personas.

Lo que tienen los principios es que, sobre papel, quedan muy bonitos. En épocas de bonanza se respetan todos, es muy fácil. Pero cuando llegan tiempos más apretados, donde no todo va cómo debería, es cuando realmente se ponen a prueba.

¿A qué nos referimos con “vender personas”?

Aquí podrían caber muchas definiciones, pero creemos que básicamente se trata de una práctica, muy extendida en nuestro sector, por la cual una empresa A contrata gente que irá a trabajar a una empresa B. La empresa B pagará a la empresa A una cuota mensual fija por esta gente, que incluye su sueldo y un rico beneficio para la empresa A.

De esta forma, la empresa B no tiene trabajadores fijos, sino un contrato mercantil con A, por lo que su balance de cuentas mejora y además ante una bajada del trabajo siempre puede rescindir o no renovar el contrato mercantil. Los trabajadores son problemas de A, que es la que los tiene en nómina, aunque posiblemente nunca se hayan conocido en persona más que para firmar el contrato de trabajo.

¿Y qué hay de malo en ello?

Como todo, a priori no debería haber nada de malo en esto. El problema suele venir por la perdida de derechos de los trabajadores subcontratados, con respecto a sus compañeros en nómina. Al final, la empresa B ha comprado un servicio: 160 horas mensuales de trabajo. No le interesan ni tus vacaciones, ni tus bajas, ni tus necesidades, eres un número en un contrato. Entre las empresas empiezan a pasarse la pelota de tus derechos y el resultado es que acabas perdiendo. Casi siempre.

Ganar dinero, ¿A cualquier precio?

En este punto es en el que nosotros nos plantamos desde el principio. Una empresa es un ente vivo con dos objetivos: Crecer, para ser más resistente al fallo, y ganar dinero, para repartir beneficios entre sus accionistas, poder crecer y de nuevo ser lo más resistente al fallo posible.

Pero la gran pregunta es, ¿A cualquier precio? Como una pequeña reflexión, ¿que diferencia, además de la legalidad vigente en España, existe entre realizar body shopping en el sector IT y otros tipos de body shopping ilegales? En una conversación en Seattle con alguien muy proclive al body shopping, le planteé la siguiente pregunta: ¿Si la trata de blancas fuese legal en España, que diferencia habría entre esa práctica y el body shopping? En nuestra opinión, ninguna. En ambos casos estás ganando dinero, no vendiendo los conocimientos de una persona, sino por alquilar a esa persona.

Por esto es por lo que creemos que no. Que no todo vale. Se puede ganar dinero, menos es verdad, sin vender personas. Por mucho que lo maquillemos con terminos en inglés como Body Shopping o con otros como Subcontratación, estamos vendiendo gente. En Devsdna nos dedicamos al sector IT, desarrollamos productos. No vendemos gente. Ese NO es nuestro negocio.

Y es tentador, no lo podemos negar. En Devsdna este mes de enero de 2018 a empezado con calma y tranquilo, muchos proyectos en camino, pero todos llevan su tempo, su proceso y hay que ir acabando de atar todos los puntos. Eso va a hacer que este mes la facturación sea muy ajustada, casi sin beneficios. Con esta situación, de pronto te llegan 10 correos de una gran multinacional pidiendote entre 12 y 20 personas para proyectos de Body Shopping. Sería tan sencillo, hacer una selección, meter a la gente en los proyectos y poner la mano para cobrar… mucha pasta. Hace muy sencillo crecer, mucho y muy rápido. Son en estos casos en los que nos tenemos que plantar y mantenernos firmes en nuestros valores. Hacer piña y tirar adelante hacia prados más verdes.

La moral, esa buena señora olvidada hoy en día

Al final todo se reduce a intentar poder vivir con tus decisiones y tus principios. Si no haces honor a ellos, ¿Qué te queda moralmente? ¿Donde vas a poner el límite? Nos entristece ver como esa moral va degradándose más y más hoy en día. Ver como Startups de moda de nuestro sector, a las que todos alaban por sus cifras de beneficios o sus rondas de financiación, están explotando a repartidores en bici, sin contrato y como falsos autónomos, expuestos a accidentes por dos duros… Señores y Señoras: NO PODEMOS SUSTENTAR UN NEGOCIO Y SU EXITO SOBRE EL SUFRIMIENTO DE NUESTROS SEMEJANTES. A ver si nos enteramos de una vez. Ya sea por hacer body shopping o por pagar miserias a personas que no obtienen derechos por su trabajo.

Se puede hacer de otra forma

Siempre hay otra forma, pero no es rápida. En 3 años hemos pasado de ser 2 personas a 5, nuestra facturación ha crecido un 10%, pero nuestros beneficios se mantienen más o menos iguales (bajitos jeje). Si tienes prisa por dar un pelotazo, está claro que a tus baremos somos un fracaso. Bajo los nuestros, somos un exito: Podemos dormir todas las noches, trabajamos 24x7 por que todo el mundo con el que nos relacionamos, ya sean clientes, socios o compañeros, saque algo mejor de si mismo después de la experiencia. Y además, nos llega para pagar sueldos, tener un colchoncito para las vacas flacas y vernos de vez en cuando todos y disfrutar.

Para nosotros, es suficiente y mantenible. No necesitamos nada más.

Like what you read? Give devsdna a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.