La vuelta a la bossa nova en 80 palabras

“É melhor ser alegre que ser triste. Alegria é a melhor coisa que existe”, canta una voz de miel y mi ser baila bossa nova. Bajo los párpados y suben las aguas azules, las montañitas — mientras más alejadas, más vaporosas, ilusorias. La arena cristalina al pisarla chifla, chamuyera. Es húmedo y sofocante, pero a la ciudad del océano se le perdona todo. En el cielo negro está colgada una cruz ardiente. Existís, Redentor, te miré a los ojos de piedra.