La ultima clase

Por: Rocio Morera.

En un silencio respetuoso, sólo se escucha la voz del instructor del curso que empezó la clase hace quince minutos, hoy es el turno de la energía eólica en el segundo piso del Centro de Ingenieros de La Plata. De pronto, se oyen pasos subiendo por la única escalera de mármol que tiene el edificio y entra Mariano al salón.

Mariano es un joven que no llega a los veinticinco años, tiene puesta una remera blanca a rayas celestes cruzada por un bolso sobre el pecho. En su mano izquierda llevaba una bolsa con un paquete adentro, con la otra saluda en general. Se sienta en uno de los primeros pupitres frente al proyector, de lejos parece un pibe de la secundaria, con los codos arriba y sus manos sosteniendo la cabeza que pesa hacia el suelo.

Los cursos de la empresa se dividen en prácticos donde aprenden a hacer las instalaciones de los equipos en las casas particulares y encuentros teóricos para crear conciencia. Los participantes pueden ser como Osvaldo que lo hace por interés personal o como Mariano, un futuro ingeniero mecánico con deseos de realizar proyectos vinculados a las energías renovables. Todos los viernes de siete a diez de la noche por un precio de mil cuatros pesos los dos meses asisten a la capacitación.

A la izquierda de Mariano, un hombre de sesenta y cuatro años, con poco pelo en la cabeza, interrumpe para hacer un comentario. Osvaldo tiene un abdomen que no permite bajar la tabla del pupitre pero tampoco parece necesitar apuntes de la clase. El joven y el viejo son los que más participan y escuchan fascinados al instructor, un egresado de ingeniería mecánica que desde que se recibió en el año ochenta trabaja este tema.

Durante la pausa, todos se reúnen en la mesa de la antesala donde Mariano abre un paquete de facturas para acompañar el café. Esta es la décima y última clase de los dos meses que dura el taller. Osvaldo aprovecha esos minutos y habla con el instructor. Cristian, el segundo fundador de la empresa, entra a la sala, se prepara un café y se sienta a charlar con el resto como en familia. Él es instructor de los cursos prácticos de energías renovables que duran solo un día. Los socios llevan más de 30 años juntos cuando comenzaron a indagar en el tema como un juego de chicos.

https://medium.com/@diagonalesenergeticas/el-pibe-emprendedor-50510880cd69#.1p18j7ush

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Diagonales Energéticas’s story.