Un aumento advertido

Por Rocío Morera


A comienzos del año 2014 ya se pensaba en comunicar el Plan Procrear. En el transcurso del año se dio a conocer, se trataba de adecuar terrenos en distintas zonas de la ciudad de La Plata. Cumplió el sueño de miles de familias en construir su casa propia. El único proyecto en la historia Argentina que cumpliera con estas características había sido durante la presidencia de Perón, y ni más ni menos que llevado a cabo por Evita. La idea era que zonas rurales se transformaran en un área urbana-zona residencial, con por supuesto, todos los servicios.

En el crédito del Plan PROCREAR se encontraban 1.131 familias inscriptas para refaccionar, ampliar o terminar sus casas. 922 fueron las sorteadas y tramitaron su crédito hipotecario, para empezar el camino que llevaba a cumplir sus anhelos que pensaron inalcanzables durante mucho tiempo.
 Los modos para formar parte del programa eran muy simples. Había que inscribirse en la página del ANSES, completar el formulario, después según tus datos y a través de un sistema de puntaje social y transparente, se seleccionaba e informaba el resultado por mail. Ya elegido empezaba una gestión del crédito que podías elegir el banco con el que lo querías hacer, y cumplir los requisitos de la identidad bancaria. Finalmente se buscaba la vivienda, tenían un límite de 6 meses para presentar la documentación de la vivienda, y al momento de hacer la escrituración se recibía la bonificación del Estado que se completaba junto con ahorro previo de cada familia.

De esta manera en el Barrio Arturo Seguí 92 tierras fueron loteadas. Eran 250 metros cuadraros para cada casa del sorteo impulsado por el Director de la ANSES y el Director del comité de PRO. CRE. AR. Las zonas fueron analizadas por los equipos técnicos del Estado, que recibió resultados favorables para la urbanización.

Así fue que más de 106 familias se sumaron al pueblo de Arturo Seguí. Una zona formada supermecados, escuelas, una sala de salud y varios tipos de comercios. Hoy en la actualidad, a casi tres años que empezó a sortearse, las familias en su mayoría sufren conflictos con la baja tensión y los cortes de luz frecuentes. Desde los comienzos de este año la situación empeoro. Los cortes aumentaron la duración a días, dejando a muchas familias a oscuras hasta por dos días, teniendo que tirar comida en mal estado, incomunicados y afectado a los almacenes.

Desconformes con los que viven día tras día, las quejas se multiplicaron. Entre los motivos de la situación es la falta de ampliación para distribuir la energía con respecto al aumento de personas en Arturo Seguí. La empresa EDELAP, encargada de luz en la ciudad, declaro ante los vecinos que no da abasto, con el argumento que la zona de forma veloz exploto demográficamente y ellos no pueden responder con la demanda.
 EDELAP se encarga hace más de 90 años de la energía eléctrica de la ciudad, elegida por OCEBA que es el organismo de control de energía eléctrica de la Provincia de Buenos Aires. A partir del conocido tarifazo que afecto a miles de argentinos, EDELAP pasó de tener una pérdida acumulada de $605 millones y un patrimonio negativo de $120 millones en 2014, a embolsar en solo tres meses una ganancia neta de $424 millones.

La empresa presento en el informe de la gobernación bonaerense un plan de inversiones proyectado para 2016 es de poco más de 350 millones de pesos (entre infraestructura y logística, IT y Comunicaciones, sistemas de distribución, entre otros). Para junio llevan ejecutados el 35% del plan. Entre los argumentos que presento la empresa declaro que la situación empeoro en este año porque no le alcanzada el presupuesto para pagarle a los encargados del mantenimiento, entonces ante una tormenta el servicio se cortaba y las cuadrillas no tenían el personal para llegar a cada casa y barrio de la ciudad. A partir de esta reunión con el municipio anunciaron que mantendrán un trabajo coordinado para poder actuar antes los cortes prolongados que sufren cientos de familias.