Mi madre no sabe qué es UX y UI. (Vamos, que no sabe lo que hago)

Quizá te encuentras en esa misma situación. Yo cada poco tiempo recibo un Whatsapp de mi madre que dice: “Oye, que estoy hablando con unos amigos. Me preguntan que a qué te dedicas. ¿Qué era eso que hacías?”. Por más que le contestaba que estaba haciendo un bootcamp de UX/UI la pobre lo olvidaba casi al instante. Una vez incluso dio a un amigo su móvil para que pudiese leer directamente nuestra conversación donde yo le había escrito lo que estaba estudiando (cuando me enteré de que hacía eso dejé de escribirle contestaciones como “diles que hago streptease en un bar”, “que domestico ocas” o “que me casé con un octogenario rico y ahora solo vivo)

La cara de mi madre cuando escuchó Ux por primera vez

Mi madre es una mujer tremendamente inteligente, que yo sepa, la persona (viva) más inteligente de mi vida. Y no lo digo porque sea mi madre, es que la tía es un coco. Habla inglés (y nadie sabe cómo ha aprendido) estudió bioquímica (porque como estudió por obligación escogió una licenciatura que le pareciera “facil”) está bastante familiarizada con la tecnología… Pero claro, por muy espabilada que sea la señora, es imposible que entienda o que recuerde algo que nadie le ha explicado y sobre lo que no tiene ningún tipo de referencia.

Tranquila mami, voy a ayudarte a salir de dudas, a explicarte lo que hago y a que no vuelvas a dudar cuando alguien te pregunte por mi profesión. Como leo muchos blogs he visto infinidad de definiciones sobre qué es UX y qué es UI y sinceramente, no me convencían. ¿Por qué? Pues porque me parecían definiciones muy técnicas, muy elaboradas o muy poco concisas que solo sirven para explicar esos términos a personas que ya los conocen (y si ya los conocen, no necesitan volver a leer qué son). Pero que si alguien de fuera del mundillo los lee… se quedaría igual.

La princesa Leia cuando su hijo le dijo que dejaba un trabajo fijo en La Primera Orden para ser UX/UI Designer.

Total, que de todo ese batiburrillo de definiciones cogí 3 o 4 y decidí leerselas a mi madre a ver si las entendía o no. Y ya de paso contarle exactamente a qué he dedicado tanto tiempo estos últimos meses. Como es muy lanzada, le pregunté si me dejaba grabar nuestra conversación y le pareció genial (y encima la pobre se acaba de romper tres huesos de un pie).

¿Queréis saber cómo nos fue? Aquí os dejo ese preciado vídeo.

Como veis, mi madre es la mejor.

Espero que hayas disfrutado de este post y que te apetezca darle unos cuantos claps (puedes dar hasta 50… ejem ejem).

¡Hasta pronto!