Supermercado ABC: de la tienda física a la online.

Primer proyecto en Ironhack.

Empezamos nuestro Bootcamp de UX/UI metiéndonos de lleno en el lío. Nuestro primer desafío fue conseguir que la cadena de supermercados ABC entrara en el comercio digital manteniendo su esencia de tienda de barrio. El grupo de trabajo lo formamos personas que no nos conocemos, que venimos de mundos diferentes y que tenemos visiones diferentes sobre cómo abordar este proyecto. ¡El reto es doble!

¿Quieres ver cómo fue el proceso y cuál fue el resultado? Te invito a que sigas leyendo este post y salgas de dudas.

El cliente

Lo primero que hice fue leer con detenimiento el briefing. De mi experiencia en marketing puedo decir que una buena lectura del briefing es fundamental para poder empatizar bien con la marca y ayudarla a conseguir lo que busca.

En este caso, ABC se esfuerza por crear un ‘entorno de compras en el vecindario’. Las tiendas cuentan con una variedad de comodidades, como un mostrador de carne con preparación bajo demanda, bar de comida caliente, sushi bar con chef, pizzería de leña, barra de ensaladas, un Wine Spirits bar que ofrece degustaciones, un área de comedor y un área dedicada a productos orgánicos para el cuerpo como geles, cremas, productos de belleza…

El cliente sabe que el salto al mundo digital es indispensable pero necesita hacerlo manteniendo su valor añadido: la experiencia de usuario. Aquí comienza nuestro trabajo.

UX: Design Thinking

Una vez definido el problema del cliente comenzamos el proceso creativo marcando bien las fases del design thinking y aplicando en cada una de ellas las herramientas correspondientes.

Para empezar a poner un poco de orden en la cantidad de cosas que tenemos en la cabeza usamos el Blue Print Canvas. Una vez acabado ya tenemos las cosas más claras, sabemos cómo avanzar y empatizamos con las necesidades y deseos de los usuarios. También empezamos a realizar encuestas y entrevistas para conocerlos mejor y saber qué esperan de un supermercado online así como sus posibles frenos de compra.

Blue Print Canva… ¡ahora todo está más claro!

Nuestro User persona, Pilar se basó en la madre de una de las chicas del grupo. Su perfil encajaba a la perfección con el target de ABC y tuvimos su figura presente siempre que pensábamos en una idea nueva.

Con nuestra User Persona Pilar, la fase de definición fue sobre ruedas.

El resto del proceso fue haciendo que todo resultase más claro y llegamos al día de la presentación de UX con un proyecto en el que creíamos y que defendíamos con ganas.

UI: a todo color.

Personalmente, esta fue la parte más difícil para mí. Todo el proceso previo me había resultado claro y me adentraba en un terreno que no tenía para nada controlado.

La elección de colores fue un quebradero de cabeza, pero finalmente dimos con los que mejor podíamos simular esas tiendas físicas en un entorno online.

La solución al problema.

Tras mucho investigar teníamos claro los pain points de nuestros usuarios a la hora de comprar online: querían poder elegir el producto en base a sus preferencias como harían en una tienda física. Como problemas secundarios encontramos que desconfiaban del servicio de reparto a domicilio y en el hecho de tener que pagar online.

Para solucionar el problema principal añadimos la funcionalidad de “personalizar” en los productos que lo permiten. En nuestro caso, Pilar quería comprar atún y podía elegir cómo lo quería en función de la receta que iba a preparar.

Además nuestro e-commerce ofrece distintas posibilidades de pago, incluso puedes pagar cuando el repartidor trae la compra a casa.

Para innovar y aportar valor añadido decidimos crear un sistema de búsqueda por hashtags que ayudara al usuario con sus compras. Su funcionamiento es sencillo: cuando un usuario va a una sección, los hashtags le van sugiriendo productos complementarios que puede añadir a su cesta. De este modo, si compra pescado, los hashtags le sugieren salsas para acompañar, vino, un postre, etc.

Lo que he aprendido.

Este fue el primer proyecto en Ironhack y realmente todo era nuevo. Pero más allá de las herramientas, los canvas, las tipografías… este es un proyecto que te enseña mucho sobre ti mismo y sobre cómo trabajas en grupo. Como dije al principio, éramos cuatro personas con personalidades muy diferentes y con formas de trabajar completamente distintas. Pero de tanto debate y tanta “discusión” salieron ideas muy buenas y nos obligamos a nosotros mismos a razonar y a escuchar a los demás, pero también a defender nuestras propias ideas. Hubo momentos en los que sentía orgullo de mi equipo y momentos en los que solo quería perderlos de vista pero al final defendimos un buen proyecto y sentamos una buena base para continuar nuestros trabajos en solitario.

¡Y esto es todo! Seguiré escribiendo sobre nuevos proyectos… ¡espero que los leas!