¿Sabías que te pueden cobrar impuestos por lo que gastas y no por lo que ganas?

El uso excesivo de tus tarjetas de crédito (entre otras cosas) podría ser tu perdición en más de un sentido.

¡Hola! Bienvenido a este espacio, hace unos días te hablé sobre cómo el SAT podía tener conocimiento de tus movimientos bancarios (si no has tenido oportunidad de leerlo, puedes hacerlo aquí), pero ahora te hablaré sobre el principal uso que tiene esa herramienta de fiscalización, el cual es poderte realizar el cálculo y cobro de tus impuestos sobre el monto que has gastado en el año.

¡¿Queeeeeeeeeeeeé?!

Así es, leíste bien, verás… la autoridad parte del supuesto de que para poder gastar, primero necesitas un ingreso, y si de pronto tus gastos (que son visibles para ella porque aparecen en tus estados de cuenta bancarios) comienzan a superar a tus ingresos (sólo los reportados por instituciones financieras); supondrá que estás recibiendo ingresos que no estás declarando y por lo tanto, tu castigo será que el SAT te cobre sobre lo que gastas y no sobre lo que ganas.

Claro que existe la posibilidad de que hayas obtenido dinero mediante situaciones que no te causen un impuesto, como puede ser la obtención de un préstamo, o tal vez algún alma caritativa (tu abuelita, algún tío o quien sea) te dió dinero (lo cual se conoce como un donativo y aplican reglas especiales para determinar si eso te causa o no algún impuesto) o inclusive si recibiste alguna herencia (donde, al igual que los donativos, aplican ciertas reglas)… pero mientras no aclares con el SAT que estás en uno de esos 3 supuestos, supondrán que vendiste algún bien o prestaste un servicio a un tercero y que “accidentalmente a propósito” te olvidaste de pagar tus impuestos.

Hay mucha gente que desconoce esta situación, es por eso que aquí te enlisto las principales actividades que nos podrían hacer caer en una discrepancia fiscal:

Situaciones que te hacen “caer” en la discrepancia fiscal

§ Efectuar gastos con Tarjeta de Crédito y pagarla en efectivo, sin que este dinero proceda de alguna cuenta bancaria a tu nombre.

§ Recibir depósitos en efectivo que de forma mensual exceden el importe de 15 mil pesos y donde además no expediste un comprobante fiscal por ellos.

§ Pedir una factura o CFDI por gastos mayores a 2 mil pesos y efectuar el pago de la misma en efectivo.

§ Recibir y realizar depósitos en cuentas de familiares sin atender las reglas de donativos entre familiares.

§ Adquirir bienes o realizar operaciones en efectivo que contravengan o que obliguen al que percibe el pago a emitir un reporte conforme a la Ley Anti Lavado de Dinero.

§ Obtener préstamos en efectivo sin documentarlos conforme a las disposiciones relativas aplicables.

Es necesario aclarar que a la autoridad no le importan las cosas en las que el contribuyente gasta, sino más bien la procedencia de los recursos con los que éste paga, por lo que el monto de las erogaciones únicamente servirá como base para la determinación de ingresos presuntivos de la autoridad.

A este acto de “presunción de ingresos” estamos expuestas todas las personas que contamos con una cuenta bancaria en México. Ahora bien, antes de que entres en pánico, cabe aclarar, que si tú te encuentras dado de alta en el RFC y estás percibiendo en tu cuenta ingresos por cualquier actividad económica (ya sea como asalariado, actividad empresarial, prestador de servicios, arrendador, etcétera) y pagaste el impuesto respectivo por ellos, puedes disponer de ese dinero en efectivo como a ti más te convenga.

El verdadero riesgo es para aquellas personas que no están registradas en el RFC y realizan y reciben depósitos en efectivo a diestra y siniestra; o que estando inscritos en el RFC perciben ingresos en efectivo que no declaran, pero que al hacer uso de su dinero están dejando un rastro en las instituciones financieras de cómo lo utilizaron (gastaron).

Espero que siguiendo los puntos que más arriba te dejé, puedas evitar caer en algunas situaciones y si sientes que aún te falta más información al respecto, no te preocupes que en unos días pienso complementarlo con otros artículos.

Recuerda que esto no sustituye una asesoría fiscal, que en este espacio sólo te proporciono los líneamientos generales de nuestro sistema fiscal para evitarte uno que otro problema…

También te invito a que seas muy curioso y no creas todo lo que aquí te escribo, para que así investigues un poco por tu cuenta… y te convenzas que mi única intención es la de ayudarte.

Para más información puedes buscar (googlear) este tema como: “Discrepancia Fiscal”.
One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.