la tristeza según la química

La vida de las personas está a menudo llena de desafíos y cambios que pueden provocar sentimientos de tristeza. A veces hay situaciones muy específicas que pueden ponernos tristes, por ejemplo obtener malos resultados en los exámenes de manera inesperada, la ruptura con la pareja, la muerte de un ser querido, etc. La tristeza es una reacción psicológica y biológica natural. Cuando percibimos una serie de eventos como negativos, nuestro cerebro reacciona ante ello, cambiando los niveles de ciertos compuestos químicos que provocan la experiencia emocional que llamamos tristeza. Después de hacer frente a estos hechos negativos, los elementos químicos regresan a sus niveles naturales, haciendo desaparecer el sentimiento de tristeza. La mayoría de las emociones, como la felicidad, la preocupación, la ira, etc. se regulan de esta misma manera, mediante una combinación de la percepción psicológica y una reacción biológica. Sin embargo, como no todo el mundo ve las cosas de la misma manera, el mismo evento puede provocar reacciones muy diferentes en cada persona. La reacción del cerebro (cambios en los niveles químicos) también puede ser diferente de persona a persona.