Dia 5.

Mi distante compañero, mi amado aliado, cuanto sopor he sacudido en estos días, cuanto viento paso por mi corazón, cuanta agua limpio y depuro mi sentir.

Hoy te hice caminar, te sentí en cada pestañeo y ahí te recorrí.

Hoy te relato mi pasar teñido de esperanza y vértigo.

Como nunca hoy te tuve, te viví, te sentí y nos habite. Me acompañaste en una calma infinita.

Hoy fuimos uno, con la nostalgia recurrente que te recorre por nunca habernos tenido, sintiendo la necesidad de no perderte, el sabor de elegirte habitando la ignorancia de tu presente, olvidando el transitar de tu pasado, deseando un porvenir lustroso.

Sabes que la huella que deja el elefante a su paso es hermana de aquella piel que lo viste?. Sabes que mis huellas se parecen a las palabras que en ti encuentro?.

Sabes que las jirafas abrazan con el cuello y pierden su pelaje a medida que el tiempo le otorga vida?. Sabes que el aroma que de ti me llega sabe demasiado a los besos que acarician en los sueños?

Hermoso compañero, sabes que el recorrido de hoy hecho fue construido por la liviandad de una infinidad de vuelos y tus suspiros?

Hermoso hermano de este andar, sabes que hoy el amor se hizo alimento necesario para continuar?

Hoy te pedirías que me relates tu sueño y sus pasos, tus andares y quienes los habitan, quienes los llenan de aroma de lo que vendrá. Te pediría que me cuentes los latidos que compartiste con un alma amiga, que me presentes a los que conoceré por tu presencia, que me enseñes lo que aprenderé de aquellos a los que amas.

Hoy te pediría que selecciones uno de mis andares y lo infundas de valentía.

Hoy nos sacudí de esa soledad, nos expandí y abrace en secreto nuestras manos que tejerán la pertenencia.

Hoy mi niño, te ame una vez mas.

Eres hermosa luz, que me viste de esencia propia con gusto, por ese tramado que vamos armando con cada aurora que nos recibe.

Una vez mas libero un beso, un fundido abrazo, una caricia que tiñe de brillo su paso.

Hoy el olvido ya no invito.

Hoy el amor es presencia y tu corazón vencedor del universo, creador de mis amados latidos.

Hoy ni niño bonito, te adoro.

Hoy lo que nos recorre no termina, empieza.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.