¡Bruuum!

Un trueno, parte el silencio estrepitosamente. Un trueno parte el silencio, me trae de nuevo a la rutina de la vida, justo ahora cuando ya no estaba aquí… sí mi cuerpo, no mi mente. Cuando uno lee se va hacia el interior de otras vidas, deja ahí sentado (o acostado, depende) ese físico en el que nos han metido para hacer cosas… pero aparece un trueno y parte el silencio, y te vuelve aquí … donde estabas seguramente sin querer estar. Llueve, y el silencio es partido nuevamente con la desgarradora voz que dice “cerrá la ventana querés! no ves que está lloviendo”… #chatumadre

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.