La desconocida ¡Alegría!


Nadie nace cazador o recolector, ni redentor o concupiscente. La ruta del venado de esta ciudad — que amo y odio como cualquiera — no solo nos lleva a convivir con una sola monotonía y un solo tipo de soledad, una sola vida y una sola alegría de vivirla. Pero lo importante es encontrar la que es inherente a tu alma, a tu humanidad.

¡La Alegría!

Entre las tantas rutinas que pueden existir hay unas pocas que me llenan de felicidad, amor, euforia y satisfacción como la de escuchar la música de las 1280 Almas cuando encuentro la oportunidad, claro está. No tengo las intenciones de relatar y tratar el por qué este gusto, pero si diré que es la banda que me adoptó, me hizo ver el animalito que llevo dentro y finalmente me ayudó a soportar muchos momentos difíciles desde mi llegada. ¡Alegría!

La soledad criminal es un estilo de vida en donde se aprecia la alegría por encima de la tristeza, en donde se traslapan todos los sentimientos que envenenan el alma* con esperanza en que todo va cambiar. todo para que a eso “criminal” a lo que nos enfrentamos, no se haga realidad.

¡Es esta soledad criminal, criminal!

(Del 1er. álbum de las 1280 Almas, Háblame de Horror, una versión grabada en el Café St Moritz que hace parte de su próximo DVD)


Dedicatoria: La idea de redactar este texto se originó una razón muy específica: una compañera de este viaje musical mildocientosalmero.


La des-conocida…

Esta miniserie de eventos comienza cuando vi por primera vez hace más de 1 año a una muchacha de ojos pitusos y sonrisa cálida. Desde entonces su imagen quedó grabada de forma instantánea en la parte de la memoria que no borra lo que no debe olvidar guardar — Y no me pregunten por qué, pero sería luego de todo que esto lo llegué a entender.

La vi por segunda vez en el teatro Cadiz, en la presentación del libro de Fernando del Castillo (Vocalista y líder de la banda), bailando y cantando al unísono canciones como Dulce Juana, y hasta ese momento no relacioné los sucesos sino cuando la vi por tercera vez, en un cine foro, nuevamente. Era ella misma, con su atención centrada en las participaciones en el evento, con su cara inexpresiva y fácilmente reconocible, que es como la recuerdo, porque luego no la vi más. Por supuesto no entendí quién era esa desconocida, ni mucho menos le pude preguntar.

La serie de casualidades en algún momento tenían que ser explicadas, o por lo menos no olvidadas. Entonces era lunes, 5 días antes de escribir esto, y miraba comentarios en una publicación de la página de Facebook de la banda cuando, y por la más extrañas de las casualidades, vi la foto de esta perfecta y especial desconocida.

“La vida vale poco si no te la has jugado”

Una desconocida es perfecta cuando corresponde con el mismo gusto la conversación a otro perfecto desconocido, de manera formal, con un lenguaje directo y sin problema de sofocar la duda que atrevidamente este otro desconocido lo lleva a restañarla. Y así lo hice, descubrí que ya la había grabado en mi mente desde antes, que no pude olvidar su registro fotogénico natural. ¿Y por qué especial? Porque tenemos gustos (¡Alegría!) particularmente difíciles de encontrar en alguien dadas las circunstancias relatadas — Omitiendo algunas de estas coincidencias deducibles — .

Podría decir, como forma de explicación, que tanto ella como yo, al ser fans de la banda, inevitablemente tendríamos grandes probabilidades de encontrarnos y contactarnos de alguna forma. Pero no es tan fácil después de todo, porque no soy de los que va a los eventos a hacer amigos y a buscar bellas punkeras para luego ‘stalkearlas’ y hablarles de horror. Y asumo que ella tampoco (LOL). De lo que estoy seguro es que además de que a ella le gustó que la contactara y le expresara mi sorpresa y mi duda, tenemos la oportunidad de no ser perfectos desconocidos sino, más bien, unos conocidos con algo especial en común de lo que poder compartir pensamientos continuamente: El amor por las 1280 Almas.

Realizo esta retrospectiva de todo las circunstancias que llevaron a esto, me parece algo excepcional y único, una coincidencia maravillosa, algo que se vuelve inefable, o para sintetizarlo…

….en una palabra:

…y en un poema… sin remitente:

Instantánea.
Seré un fantasma en tu foto
un rostro desenfocado y casi fuera de cuadro
subiendo tu alegría desde la oscuridad de una ventana
un híbrido de hombre y de cortina
congelado para siempre
en un descuidado rincón de tu memoria

Soledad Criminal (Fernando del Castillo Matamoros)

Libro, CD-audiolibro y boleta de presentación.

Y la canción…. dejaré que la decida ella.

Resta por decir que me da gusto que este sea mi segunda entrada en este espacio llamado Medium y espero, dramáticamente (!), que sea del agrado de ella. :p


PDT: El primer recuerdo que tengo es fundamental. Ojalá en el futuro pueda escribir más. :3

PDT2: Hay un dato adicional que vale la pena contar por honor a la honestidad. La primera persona que me hizo querer la banda de una forma distinta fue una mujer también. De ella guardo buenos recuerdos, no la he visto a ver en los conciertos y toques a los que he ido, aunque se que es una fan más (mucho más que yo). Es fácil identificarla, su homónimo es la canción Oh María.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Diego León’s story.