Ojos Verds

Sus ojos verdes me marginaron, me convirtieron en un fantasma que rodeaba

las cenizas de las magras existencias de los hombres. Fui la marca de la

bestialidad, el marginal que oculta las intenciones de acariciar sus cabellos

negros, y el fracaso de perder la posibilidad de sentir su risa me convirtieron en el paria de la poesía.

La poesía es el acto de los parias, cuantos fracasos hemos surcado para

enfrentar la posibilidad de escribir que unos ojos pueden terminar con las

posibilidades de la palabra escrita, he aquí que la venganza puede decirte que

sus ojos son eternos, pero tu nombre será unos de los tantos que poseen la

cualidad de ser verdes, axial puedo olvidar un nombre, pero aun tu cuerpo ha

sido anclado en mi pasado.

La gloria de la batalla, la del mito del derrotero complejo de las maliciosas

verdades, he alzado mi mano, mi puño cerrado alcanza el cielo, miro a los

hombres y les entrego las armas de la victoria, las cárceles serán libres, los

mares de sangre podrán acallar las voces de quienes pisaron las cabezas de los

dominados, sus lagrimas no caerán mas, la risa del nuevo mundo, tendrá roja

bandera, los mitos serán verdades.

Yo camine sobre los muros, sentado sobre la torre vi el horizonte, el sol moría

nuevamente, su barca se estancaba en el camino al infierno, la noche nos

prometía el regreso de las almas de los seres amados, sus cuerpos estarán en las camas soñando con la persona de la muralla, es la hora de la batalla, salgan guerreros de la muerte masacren las almas, no podremos vencer sino hay muertos, que duerman cómodos en sus camas, mañana sus pesadillas serán verdad…

La cabeza de ella se recostó sobre mi pecho, pude sentir como respiraba

lentamente, mi niña descansa sobre las frágiles promesas de amor, quise

despertarla para preguntarle su nombre, todo ocurrió tan rápido que nuestros

nombres no importaron, ella esa noche solamente pudo llorar, incluso ahora

dormida sueña con las gotas vertidas por alguien… ¿por que una mujer llora en mis hombros?… no tengo mas respuestas que mi silencio… algún día podré describir una mujer sin lagrimas… ese día seré yo quien derrame las lagrimas, hoy duerme mañana me dirás tu nombre.

Todo es caos, pero dentro de la vida hay un orden impuesto, la narración tiene

que tener un orden: principio, desarrollo y final, luego viene la gloria… ¿puede el caos ocupar tu lugar?… no quiero seguir las reglas, quiero seguir siendo solo un fantasma oculto a tus ojos verdes… ¿aun esta viva?…

Like what you read? Give Diego Burd a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.