CRÍTICA: 25 años conmemorativo, Marcos Vidal

Con muchas de sus mejores canciones, Marcos nos presenta un nuevo disco marcado con matices de la música contemporánea. El álbum, con sello de Tom Brooks — productor de una extensa discografía en la música cristiana estadounidense y ganador de muchos premios-, se termina de formar con Paul Jackson Jr. y Abraham Laboriel. El resultado: un disco al propio estilo Vidal con saltos en una música más moderna a la que nos tenía acostumbrados.

La portada oficial del disco | Marcos Vidal ofcial

Hay que comenzar diciendo que por más que el disco se llame ’25 años conmemorativo’, no son solamente canciones sacadas de antiguos álbumes. En esta nueva presentación hay arreglos musicales no antes oídos en Marcos Vidal. Sin querer exagerar, algunas canciones reflejan influencia de música moderna contemporánea. Un ejemplo se puede notar en el inicio de la canción Quien soy yo, la cual, modificado medio tono menos (C# a C) tiene similitud con No me ames, cantada por Marc Anthony y Jennifer Lopez.

Entre las canciones más conocidas se encuentran Nadie como tú, Quién soy yo y una parte de Cara a cara en el final de la canción Nada más. Junto a estas, Uña y carne, canción que dedicara a su esposa, y El ciego.

El disco completo | Marcos Vidal oficial
  1. El ciego: Marcos dejó su versión original con influencias jazz para terminar de inclinarse más en el góspel en esta nueva presentación. El sello de la canción está marcado en primera parte por el solo de la guitarra eléctrica (2' 39'’) y por el coro (3' 59'’) del final: las influencias de Paul Jackson Jr. y Abraham Laboriel en su mayor esplendor.
  2. La oveja perdida: Esta, la única canción inédita del disco, tiene que estar entre una de sus mejores composiciones. El intro a guitarra y bajo marca lo que va a seguir en contrastes de susurros y gritos marcados por la letra. Joel Vidal, su hijo menor, hace su aparición por primera vez en un disco y con una nota aprobatoria. En lo personal, parece una evolución de su otrora canción Nieve y agua (Pescador, 2002)
  3. Nada más: La canción más íntima. Una oración más que una canción. Ese es el cierre que propone Marcos en el disco. Y como extra, escondida en el cierre, una estrofa de Cara a cara, la canción que publicara en 1996 y que sea su carta de presentación en la música de alabanza. No solo una inclusión porque sí, es un regalo para quienes entienden el valor de esa canción más por su letra.
Abraham Laboriel y Paul Jackson Jr. grabando el into de La oveja perdida | Marcos Vidal Oficial

Discos como Buscadme y viviréis (1990), Cara a cara (1996) y, el aun inolvidable, Sigo esperándote (2013) son historia antigua que ha sido sacrificadas por un reencauche comercial y quizás la oportunidad de conservar vigencia en el ámbito musical actual. En conclusión, un buen disco de muchas ideas prestadas y una canción inédita.

Saludos de Tom Brooks y Paul Jackson Jr. desde los estudios de grabación | Marcos Vidal ofiial

ESCRITO POR: Diego Coloma Martínez y Gustavo Espinoza Mendivil