Son las aguas más oscuras

y el repelente de nuestra destronada unidad

las que indican, sin duda,

un camino sinuoso de regreso al futuro.

Porque las tinas, los baños antiguos

hoy se han vaciado frente a los ojos

de una mujer que dormía esperando

solo esperando que el pasado no la alcanzara.

Like what you read? Give Diego Landín Sánchez a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.