El Pulso (o ver una película mala a propósito)

El otro día, fuimos en patota al cine con un grupo de amigos. Nos dimos vuelta por hartas películas hasta que, finalmente, decidimos que íbamos a ver Cell (El Pulso). Leímos un poquito y sí, bien, era una adaptación de una historia de Stephen King, estaba protagonizada por Samuel L. Jackson y John Cusack y, al parecer, todo estaba en orden… Hasta que se nos ocurrió revisar Rotten Tomatoes, donde la cinta tenía nada más y nada menos que 0%. Sí, 0%. Y no, no era un error de algoritmo.

Fuimos conscientemente al cine sabiendo que íbamos a ver una película mala, probablemente la peor película que habíamos visto en nuestras vidas y no nos importó. La idea era poder ir con los cabros al cine a pasarlo bien, filo la película que fuera. Además que antes fuimos a comer fideitos, así que todo bien. Era el timing preciso para decidirse a ver una mala película.

Para que entiendan un poco, El Pulso narra la historia de una especia de fin de mundo, donde toda la humanidad fue “poseída” por las frecuencias que emiten sus celulares. En un segundo, todos los que estaban utilizando sus celulares, se convirtieron en zombies, que recibían órdenes de algo así como un ente superior, que los controlaba a través de la radiofrecuencia de los aparatitos. ¿Cachan que igual suena como a una trama decente?

La cosa es que la película es un chiste. Nada calza, John Cusack tiene los ojos delineados, los diálogos de Samuel L. Jackson son un chiste, hay escenas que, de verdad, están hechas para reírse de lo malas que son. Además, el final también es malo, no tiene ningún sentido. Es como estas películas que uno tiene que grabar en cuarto medio para pasar el ramo de arte, pero con un poquito más de presupuesto. Un poquito más.

Al salir de la sala, solo pude pensar: “esto es lo que se siente ver una película que tiene 0% en Rotten Tomatoes. Esto es”. Y es real. Vi una película que de veintidós comentarios, todos eran malos, todos. No era un error de algoritmo. No era que la página estuviera refrescando mal o faltaran críticas para poder ponerle nota: El Pulso tiene 0%. Así, real.

Pero la vimos igual. ¿Y saben qué? Lo pasé demasiado bien. Contrario a lo que podrían pensar luego de haber leído esto, no lo pasé mal. No me aburrí. Estuve muy pegado a la pantalla tratando de entender por qué lo que estaba en la pantalla era tan malo. Y me reí con carcajadas al menos tres veces. Lo pasé bien, en serio.

Ah, y ojo, no fuimos solo nosotros los que encontramos que la película no tenía sentido y era horrible, cuando terminó la cinta y empezaron los créditos, la gente comentó en voz alta. Nadie entendió nada. Había gente con cara de “acabo de perder plata” y niñas con cara de “te dije que no viniéramos a ver esta wea y fuéramos a cenar a la casa de mi mamá”.

Nosotros lo pasamos bien. Nos reímos y llegamos a la conclusión que, a pesar de todo, a pesar del 0%, logramos sobrevivir, probablemente, la peor película que hemos visto y eso nos unió. ¿Ven? Las películas malas también tienen su lado bueno. En mi corazón tiene un 0%, pero un 0% con harto cariño.

*NdE: ya, si igual se decidieron a ir a verla, ojo con la escena donde el zombie choca con un árbol. Digno de Tom y Jerry. Eso.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Diego Huenchur C.’s story.