Please, no money, o cómo viajar por el mundo sin dinero

A los pies de los Búnkers del Carmel, Barcelona está recostada con tonos cobrizos por el sol del atardecer. Alejandra Ballesteros y Jesús López contemplan, más allá de la piedra gastada, las calles que se extienden en línea recta por más de 5 kilómetros hasta el Mar Balear. La brisa fresca en sus rostros, el aliento agitado, los pies cansados, Es la tarde del 2 de marzo de 2017 y, por ahora, esta es la vista que tiene la conquista de su sueño: recorrer el mundo sin dinero.

Este par de diseñadores se conoció en 2015 en Digital Invaders. Ambos fueron parte de la Generación 17.0 del WebScout, curso que prepara a los nuevos talentos creativos para aprovechar la tecnología y desarrollar ideas arriesgadas, interesantes, potentes.

Hace 15 días dejaron México y ya visitaron Madrid y Bilbao. Ahora mismo viven en Budapest (Hungría). También tienen propuestas para irse a París, Copenhague (Dinamarca), Rotterdam (Países Bajos), así como Texas y Nueva York (Estados Unidos).

Suena a la vida que todos anhelamos, pero por la que no nos atrevemos a luchar. ¿Cómo, entonces, dos creativos mexicanos lo hacen realidad? Platicamos con ellos para que nos cuenten cómo ha sido esta experiencia.

Ale y Yisus pensaron Please, no money como una forma de viajar por el mundo compartiendo lo que saben y aman a hacer (diseño gráfico y creatividad) a cambio de servicios como alojamiento, comida y transporte. La única regla: no lo hacen a cambio de dinero.

Aunque sus trabajos en agencias creativas (La Sociedad y Grupo W, respectivamente) les parecían interesantes, la monotonía de planear la vida alrededor del día de pago los cansó. Algo faltaba. Esta búsqueda por “algo más” fue el detonador de un proyecto que los alejó 10 mil kilómetros de casa para demostrar que es posible vivir de sus propias ideas.

Desde su llegada a España el 20 de marzo, han realizado intercambios con Levadura Madre, una panadería artesanal de Madrid; Itaca Hostel de Barcelona; y Bakelit Multi Art Center en Hungría, donde están actualmente.

Aunque las personas han sido muy amables con ellos, Ale cuenta que no en todos los lugares han tenido la suelte de resolver los intercambios. Incluso les es difícil negociar de manera justa para ambas partes. Lo bueno, dice, es que “tanto ellos como nosotros vamos aprendiendo en el camino”. Otro de los retos ha sido ahorrar, para lo cual usan carpooling o couchsurfing.

También les preguntamos sobre errores y aprendizajes. Y aunque sienten que es muy pronto para hablar de cosas así, han confundido el tipo de cambio en algunas ocasiones y hasta compraron aceite para cocinar a 150 pesos.

Sin duda emprender un proyecto de esta magnitud requiere pasión y planeación. Sin embargo, el miedo y un montón de razones siempre están ahí para impedir que esto ocurra. Les preguntamos a Ale y Yisus que consejo le darían a alguien que está a punto de iniciar un proyecto pero, por cualquier motivo, no lo hace. Esta fue su respuesta:

Cuando tenemos un proyecto/ idea siempre sentimos que no es el momento adecuado para emprenderlo. La realidad es que el momento perfecto no existe ni llegará, así que si tienes un idea ¡hazla! Una vez que logras comenzar solo debes mantenerte trabajando y llegara un punto en el cual hayas avanzado tanto que no podrás detenerte hasta lograrlo.

En el tiempo que formaron parte de nuestra escuela participaron en diferentes proyectos. Dos de los más importantes fueron Mamitas de la Caridad y Road Defender.

El primero de ellos posicionó a una cervecería artesanal como referente local al aprovechar la ley seca, así como las lagunas legales en la restricción de venta de alcohol. Acá te mostramos cómo lo hicieron:

El segundo es una aplicación móvil para prevenir accidentes entre quienes practican downhill, un deporte extremo derivado del longboard. Aquí te dejamos el video.

El proyecto de estos dos mexicanos egresados de Digital Invaders destaca por su originalidad e ingenio. Sigue su camino en las redes sociales. Si quieres hacer un intercambio también puedes contactarlos por facebook, instagram o al correo hello@pleasenomoney.com.