Zona Zero

Las circunstancias y como reaccionamos ante ellas nos definen, quien esta acostumbrado a un determinado modelo de vida quizá no lo note pero aveces ocurren cambios y de lo más inesperados.

- ¿Nic por donde estás?
Por Banchero fabi.
- Oks, mi papá estará esperando frente a la casa.

Vuelvo luego de un año y dos meses, aquí en Zona Zero vive el hermano de mi papá tío Sergio más conocido como fiaco, con mi tía y mis primas. Somos bastante allegados a ellos desde que era niño recuerdo haberlos visitado, en fin estoy de vuelta y me quedaré por una semana eso espero.

- Hola hijo, que tal.
Tío buenos dias, ¿donde esta fabiane? para guardar las cosas en su casa.
- Eh, avancen una cuadra esta en la canchita, ella te explicará
No entiendo.
(vamos hijo en la canchita le preguntas a tu prima — dijo mamá)

No entendía la situación ya que habíamos acordado que me quedaría en casa de mi prima, por ser una zona más accesible (tengo una discapacidad motora); pero las cosas no siempre salen como las planeas y es allí donde debes actuar y es allí cuando aprendes lecciones de vida.

- ¿Fabi que pasó? (le pregunto luego de bajar del auto) 
Hay problemas en casa, no vas a poder quedarte allí, iremos arriba a la casa de mi mamá.
- Woao ¿ahora como subiré?
No te preocupes mi papá te ayudará.

Ese gran cariño que tiene mi tió se vió demostrado iniciando por subirme a pesar que estaba delicado, pasando por ayudarme en mis cosas durante la semana, hasta tumbar literalmente su baño para hacerlo más accesible para mí.

Y que decir de mi tía Aurora por su gran amor; ellos carecen de grandes comodidades, pero abundan en dedicación; no tienen todos los servicios, pero te sirven con sus manos; quiza no pueden dar grandes banquetes, pero lo que te ofrecen te lo dan de todo corazón.

En mi estadía en su hogar, aprendí que de nada sirve tenerlo todo y alcanzarlo todo si no eres feliz; que por más terrible y fatigoso que haya sido tu día, hay un nuevo amanecer; aprendí la necesidad de reinventarse y buscar nuevas soluciones a problemas serios; a saber adaptarme a realidades inesperadas.

Como verán aprendí mucho y regreso a mi casa, con la nostalgia de los momentos que pasamos junto a mis tios, primas y sobrinos; pero tambíen sabiendo que pronto regresaré.