¡Estúpida, mi privilegio, idiotaa!

Los hombres gay tendemos a ser muy oportunistas dentro de la comunidad LGBTQ, nos beneficiamos de símbolos de diversidad y de “lo femenino” de distintas maneras:

  • Nos beneficiamos de la visibilidad que la gente trans y queer le da a la comunidad y usamos esa visibilidad como estandarte.
  • Usamos lo “femenino”, el glitter y lo queer como símbolo de nuestra supuesta rebeldía ante la sociedad.
  • Vemos RuPaul Drag Race, nos hacemos nombres drag, hacemos ademanes “de negra” e imitamos en lenguaje corporal de drags para hacernos los graciosos entre nuestros amigos.
  • Presumimos de una sensibilidad y gusto superiores porque somos gays y “entendemos lo femenino”.
  • Escuchamos y celebramos a Madonna y otras divas pop hablando de ellas como diosas, algunos hasta tatuándose de frases de sus canciones.

El problema es que en la realidad los círculos gays son excesivamente misóginos y nada diversos. Es muy común en bares gays, aplicaciones de hook up, redes sociales con contenido orientado a gays, etc., que pasen cosas como:

  • Que haya burlas hacia los gays que son “femeninos”, de clase baja, o con sobrepeso (hay cuentas de Twitter dedicadas exclusivamente a publicar fotografías robadas de redes de hook up para burlarse de como lucen).
  • Que se use el término “pasiva” como insulto, insinuando que el rol sexual pasivo es inherentemente femenino y por ello inherentemente despreciable.
  • Que se tienda a calificar a la gente trans según que tan “passing” o “hermosa” se vea.
  • Que se le diga “feminazis” a las mujeres que luchan por que no las molesten y se respeten sus derechos.
  • Que cuando sale un post que explica el significado de las siglas LGBTQ (cuya importancia es la representación) la gente alegue que nos “dividen”, cuando por otro lado la publicidad que habla de diversidad tiende a representar únicamente hombres gays blancos cisgénero.
  • Que se ignore por completo a las lesbianas y se hable únicamente de ellas para hacer bromas (pareces lesbiana, “estamos de lesbianas en el Home Depot”, etc.).
  • Que en los perfiles de hook up se incluyan frases como: “no prietos, no afeminados, no gordos”

Todos todos todos hemos tenido algunas o muchas de estas actitudes porque nuestra sociedad machista nos ha educado así, despreciando lo considerado femenino.

Se nos olvida lo privilegiados que somos. Somos por mucho la letra más aceptada y representada de las siglas “LGBTQ”. Muchos de nosotros podemos pasar desapercibidos por ser cisgénero sin que nadie nos cuestione por nuestra orientación y difícilmente sufriremos acoso sexual. Tenemos muchos lugares a donde ir hechos exclusivamente para nosotros en los que no seremos cuestionados por nuestra sexualidad.

Mientras tanto mujeres trans siguen recibiendo violencia tanto por ser trans como por ser mujeres; no hay tantos bares de lesbianas así como bares gays; jóvenes queer siguen recibiendo bullying en las escuelas, mujeres escuchan obscenidades dirigidas a ellas en las calles y en internet; etc. etc. etc.

Así como apreciamos (y hasta nos apropiamos) de las expresiones culturales de las otras letras del LGBTQ y de “lo femenino”; también debemos de respetar a la diversidad, cuestionar nuestra posición, nuestro lenguaje y nuestra misoginia. Con nuestro privilegio podemos apoyar a los menos representados, y si no, lo menos que podemos hacer es hacernos un poco a un lado y comenzar a escuchar.