PAISAJE MATÉRICO DE JUAN CARLOS ZÚÑIGA:
MEMORIA VISUAL DE GUANACASTE

Por Lic. Ericka Solano Brizuela

Image for post
Image for post
Coyundas, 2018, cerámica, cuero crudo y mixta sobre tela Fotografía de Luis Miguel Morales.

El artista Juan Carlos Zúñiga (n. 1987) se formó en la Enseñanza del arte y la comunicación visual en la Universidad Nacional. Desde su inicio en la plástica ha tenido la intención de transmitir ideas y sensaciones sobre la provincia de Guanacaste. Su exploración en torno a las posibilidades de materiales y técnicas le han permitido expresar las influencias culturales guanacastecas tanto precolombinas como modernas a través de obras resueltas en grabado, pintura, instalación y cerámica, como evidenció en la muestra Mestizo del 2019.

El presente estudio se enfocará en la obra pictórica y algunas referencias a la cerámica e instalación de Zúñiga para recrear ese paisaje natural, histórico y cultural guanacasteco. Conformado por un abordaje formal de sus obras, en conjunto a una contextualización del bagaje visual que nutre su temática.

Se define en principio, el paisaje como una representación de escenas naturales organizadas en una composición coherente. Es decir, el artista recrea en su imaginación el entorno que lo rodea para expresar ideas. Para Zúñiga el paisaje y las tradiciones culinarias son el fundamento de sus obras, y añade: “El paisaje es donde se construye la historia de todos nosotros” (2019).

Al referirnos a lo matérico, nos enfocamos en uno de los significados acuñados por la Real Academia Española: “que emplea como medio de expresión materiales distintos a los utilizados tradicionalmente en la obra de arte”. El artista descubre y emplea materiales no tradicionales encontrados en su entorno guanacasteco, dando éstos volumen y tridimensionalidad a sus pinturas.

LA MATERIALIDAD DEL PAISAJE

La pintura de Juan Carlos Zúñiga explora composiciones a partir del color, la textura y la línea. En su obra titulada Hombre antiguo del 2015 (Fig. 1) las gruesas capas de pigmento se perciben en un plano de profundidad distinto al fondo oscuro. Este color negro-rojizo tiene un movimiento con el que envuelve los dos elementos centrales de la composición. En el primer plano, es decir aquel que se percibe menos superficial, encontramos en la base una referencia al horno de barro y las rosquillas. En la parte superior sobresale un dibujo por el color rojo de sus líneas, cuyo elemento es un testigo de la cultura chorotega. En esta obra el fuego es representado en el gesto de la mancha, así como los colores negro y rojo (brasas y cenizas) para contar la historia mestiza de Guanacaste, donde confluye herencia tanto chorotega como africana y española. Para Juan Carlos los bienes arqueológicos son “testigos ocultos bajo tierra, que se dejan ver cada vez que se destruye nuestro paisaje por quemas y construcciones” (2017). El fuego también llega a ser un elemento común entre la tradición gastronómica y la cerámica, y comparten además un origen con la tierra-proveedora.

Image for post
Image for post
Fig. 1. Hombre antiguo, 2015, mixta sobre tela. Fotografía de Juan Carlos Zúñiga.

Otra obra del artista, Mujer/horno de barro del 2018 (Fig. 2) recoge el vínculo entre lo culinario y la cerámica para introducir el panorama social guanacasteco, donde las mujeres son las herederas y trasmisoras de dichas tradiciones. Tanto las roquillas como las cerámicas son el resultado de la transformación de sus materiales constitutivos por acción del fuego. La presencia física del barro en las texturas de la pintura, así como la representación expresa del maíz en sus obras pictóricas La milpa y la cerámica Tapisquemos (Fig. 3) ambas del 2019, son imágenes representativas de este paisaje cultural de Guanacaste.

Image for post
Image for post
Fig. 2. Mujer horno de barro 2018. Fotografía de Luis Miguel Morales.
Image for post
Image for post
Fig. 3. La milpa, 2019, mixta sobre tela, con aplicación de Crin de caballo y Tapisquemos, cerámica y pintura negativa 2019. Fotografías de Juan Carlos Zúñiga.

Zúñiga extrae de lo amerindio una paleta de color, lo cual para el historiador del arte Efraín Hernández es “el color de una geografía, el color de un legado histórico que está en la cerámica precolombina” (2017, en Mestizo). Toma a su vez como referencia las formas y líneas de los petroglifos. Elementos que son replanteados e integrados en sus composiciones pictóricas, como es evidente en Guardián del 2018 (Fig. 4). La simplificación o distorsión de la naturaleza en la pintura de Juan Carlos Zúñiga como parte de su lenguaje visual, abstrae elementos del pasado precolombino como se evidencia en Horno y testigo del 2015 (Fig. 5).

Image for post
Image for post
Fig. 4. Guardián, 2018, cerámica y mixta sobre tela Fotografía de Luis Miguel Morales.
Image for post
Image for post
Fig. 5. Horno y textigo, 2015, mixta sobre tela Fotografía de Juan Carlos Zúñiga.

Las texturas expresan el volúmen y la materialidad del horno de barro, mismo que compone las piezas precolombinas de cerámica. Zúñiga dedica una parte de su proceso creativo al estudio de la cerámica precolombina como ya otros artistas lo han hecho (1), elaborando tanto bocetos en tinta china (Fig. 6) como réplicas en cerámica y su propio horno (Fig. 7). No es ajeno en la plástica costarricense que otros artistas se hayan influenciado del paisaje guanacasteco, entre ellos Néstor Zeledón Guzmán o Luis Daell, quién a propósito, sobre esta provincia afirmó: “Hoy he nacido en otra dimensión, poblada de impetuosas formas y colores, que trascienden el mutismo para comunicar mi abrumador silencio, anhelo compartir con ustedes ese mundo que ha llenado siempre mi existencia” (sin fecha).

(1)Véase en el caso de Costa Rica la obra de Juan Manuel Sánchez y Francisco Zúñiga, quienes frecuentaron asiduamente el Museo Nacional de Costa Rica con el propósito de estudiar los artefactos precolombinos que allí se exhibían.

Image for post
Image for post
Fig. 6. Boceto, sin fecha, tinta china sobre papel Fotografía de Juan Carlos Zúñiga.
Image for post
Image for post
Fig. 7. Horno de barro del artista, en Guanacaste Fotografía de Juan Carlos Zúñiga.

La obra de Juan Carlos es un proceso de constante investigación desde los materiales, que extrae de su experiencia cotidiana en Guanacaste, así como procesos técnicos y situaciones vivenciales que nos dan cabida a un paisaje personal, como aquel que reconstruye en su instalación La hornada del 2019 (Fig. 8) o la pintura Coyundas con rosquillas del 2018 (Fig. 9), obras inspiradas en su entorno familiar, pero recreado para reflejar un imaginario que construye a partir del sudor, del fuego y del barro, su vida, sus materiales conocidos y a todo ello el artista agrega semillas, zacate, ceniza y arena que vuelven más riguroso el pigmento sobre el lienzo. Un ejemplo de ello lo podemos reconocer en la obra El cerro del 2018 (Fig. 10) inspirado en la geografía de la región, y que contiene abstracciones de diseños precolombinos.

Image for post
Image for post
Fig. 8. La hornada, cerámica y madera, 2019, en la Alianza Francesa, detalle Fotografía de Juan Carlos Zúñiga.
Image for post
Image for post
Fig. 9. Coyundas, 2018, cerámica, cuero crudo y mixta sobre tela Fotografía de Luis Miguel Morales.
Image for post
Image for post
Fig. 10. El cerro, 2018, mixta sobre tela Fotografía de Luis Miguel Morales.

CONCLUSIÓN

La obra de Juan Carlos Zúñiga, específicamente en sus paisajes, trata un tema conocido del arte costarricense, pero de una manera intensa e innovadora. Su estética matérica, propia del arte moderno y contemporáneo, le permite recrear su cotidianidad propia de una Guanacaste actual pero reescrita para transmitirla al público a través de sus creaciones visuales. Los materiales regionales que integra en sus obras narran al espectador una historia mestiza de Guanacaste, entre la herencia precolombina y el trabajo del cuero propio del desarrollo ganadero de la región. De acuerdo con Zúñiga, “las artes visuales son un camino con muchas vertientes, que nos llevan y nos traen, quizás volvamos al mismo lugar, pero como decía Gombrich en artes basta que algo esté solucionado para que aparezcan nuevos problemas, para mí el arte es eso, una búsqueda constante” (2017).

Bibliografía

E. H. Gombrich. (2007). La Historia del Arte. Buenos Aires: Editorial Sudamericana.

Daell, Luis. (sin fecha). Catálogo de la exposición 35 acuarelas. Daell, Universidad de Costa Rica.

Sibaja, Pablo y Juan Carlos Zúñiga. (2019). Cortometraje Mestizo. Pablo Sibaja Film.

Zúñiga, Juan Carlos. (2017). Catálogo de obra 2017, Juan Carlos Zúñiga. Edición electróncica.

La Lic. Ericka Solano Brizuela es egresada de la Universidad de Costa Rica en Historia del Arte, cuenta con estudios en conservación y restauración en Italia y España. Trabajó en el Departamento de Protección del Patrimonio Cultural del Museo Nacional de Costa Rica, actualmente trabaja en el Departamento de Registro y Catalogación del Museo de Arte Costarricense.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store