Carta abierta a mi mejor amiga

Creo que no necesitas una presentación oficial, está de más decir que sos prácticamente un pedacito de mí porque conoces todo a lo que se refiere sobre mí.

Esto va dirigido a vos, que me enseñaste a mirar la vida desde otra perspectiva, me hiciste creer que existe personas con un corazón gigante en el cual podes encontrar un lugar en el que te podes refugiar, me mostraste que está bien ser quien verdaderamente soy y por sobre todo me aceptaste de esa manera.

Me enseñaste además que la distancia no es nada, que podemos contenernos el uno al otro con una simple llamada o video llamada (de esas que duran hora y media, y alivian el alma). Sé que toda amistad tiene sus altos y sus bajos, sus momentos de infinita felicidad y los de tristeza también pero en cada uno de ellos estamos el uno para el otro, dándonos aliento para continuar.

Espero poder agradecerte en vida todo lo que hiciste por mí, convertiste a un chico tímido y triste en alguien que realmente brilla y contagia felicidad, agradecerte además de soportar conmigo todos los dramas que surgen día a día, aquellos por los cuales a veces nos discutimos (en la buena forma) y buscamos solución.

Por más travesías, noches de desamor, unas copas de vino y por sobre todo muchos más años de amistad.

Yours sincerely,

Luis.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.