De 5 en 5 No Llegamos a Nada

Imagen por Mundo, caricaturista de elblog.com

A los salvadoreños nos gusta ser parte de algo más grande. Nos gusta pensar que aun y cuando somos un país pequeño, somos tan o más importantes que los acontecimientos que pasan a nuestro alrededor. Por esto es que muchos de nosotros cambiamos nuestras fotos de perfil en Facebook cuando la Corte Suprema Estadounidense paso la decisión que el matrimonio gay es legal en los 50 estados. Lo mismo nos ha pasado al ver lo que está sucediendo las últimas semanas en Guatemala. Nuestros hermanos guatemaltecos han hecho lo que nosotros no nos animamos a hacer como país. Han dejado de lado los colores partidarios y están exigiéndole a su clase política un cambio. Han presionado a las instituciones y demás de tal manera que la asamblea guatemalteca quito el fuero a Otto Pérez Molina y un juez ordenara su arresto por diferentes delitos de corrupción. Molina no tuvo más opción que presentar su renuncia al cargo de la presidencia y espera juicio.

Pero como decía, a los salvadoreños nos gusta ser parte de acontecimientos históricos. Es por eso que se formó este grupo, De 5 en 5, el cual llamó a los salvadoreños a marchar el pasado sábado para denunciar la corrupción. En si la iniciativa es muy buena y digna de aplausos. Sin embargo, al ver los reportajes y videos que han salido de lo que pasó dentro de la marcha, El Salvador, y en especial la oposición política en el país siguen decepcionando. La marcha se originó como una demostración en contra de la corrupción y de los políticos que han y siguen haciendo una vida de lujos usando los impuestos que todos los salvadoreños pagamos. Pero al parecer los reclamos son solo válidos si se hacen en contra del partido que está en el poder. Todos hemos visto ya el video en el cual los tres muchachos que se unen a la marcha con máscaras de presidentes de ARENA, protestando sus gobiernos y denunciando los millones de dólares que fueron robados, son agredidos, insultados y terminan siendo sacados de la manifestación por policías.

Queremos ser Guatemala, Estados Unidos, etc. pero no queremos enfrentarnos con nuestros fantasmas. La marcha del sábado pudo haber sido algo histórico en El Salvador, pero falló por nuestra insistencia en creer que la política se hace solamente a través de partidos políticos. Los simpatizantes de la derecha cometen el mismo error una y otra vez al no criticar a su partido. Tienen miedo de perder su espacio dentro del partido si son vistos criticando las iniciativas de sus políticos. La política salvadoreña nunca llegara a dar los pasos que ha dado la guatemalteca si ni siquiera podemos tener autocritica dentro de nuestras instituciones. No podemos negarles la libertad de expresión a tres muchachos con máscaras y carteles simplemente porque su mensaje nos incomoda. Y así mismo, no podemos esperar que el país cambie si no hacemos algo al respecto.

Salir a marchar con amigos y denunciar al político del otro partido es MUY fácil. Pero para salir adelante, para mejorar nuestras instituciones y nuestro país hace falta hacer cosas difíciles. Ser autocritico no es fácil, y dejar de lado los colores partidarios que hemos seguido por más de 25 años es de las cosas más difíciles que tendremos que hacer los salvadoreños, pero si no lo hacemos, si no cambiamos nosotros mismos, no podemos esperar que las cosas cambien en el país.

Habrá que esperar y ver qué pasa tanto en Guatemala como en El Salvador, pero mientras tanto, parece que Pérez Molina será sentenciado antes que Francisco Flores y compañía.

Like this:

Like Loading…

Related


Originally published at dnl340.wordpress.com on September 7, 2015.