4F. Desde mi escritorio:

Se respira atmósfera de golpe de estado.

Las razones dls 4 Comandantes del 4F, fueron una simple justificación a una felonía. La historia descubrira la verdadera trama y urdimbre, que y quienes estaban detrás dentro y fuera de los cuarteles, atizándola.

No debemos olvidar que los últimos 20 años de la República Civil habían sido un fracaso, había graves síntomas de agotamiento del sistema y la institucionalidad, la corrupción administrativa estaban boyantes y la economía estaba anclada en lo cepalino sin búsquedas serias de incorporarse a la globalización que arrancó con la WTO en 1994. Allí se confundieron dos ilusiones, que el rentismo petrolero era hasta el juicio final, y que no habría en el país nunca más un golpe de estado.

El liderazgo no percibió los graves alertas y riesgos, nubes negras del peligro del Caracazo y las devaluaciones. El 4F no fue contra CAP, sino contra la política de apertura -mal vendida y peor manejada- por el ejecutivo nacional. Los partidos políticos venían haciendo aguas y habían perdido la representatividad en la conducción política.Aunado a lo anterior, tampoco se debe olvidad en el análisis que además del lobby de los poderosos sectores económicos de la época, se crearon grupos con la ambición de llegar al poder directamente, con una clara campaña mediática anti partidos y anti política, la cual desembarco en Los Notables. Ellos se encargaron de darle teta a Chávez, abrirles la puertas, creían que podrían manejar al flaco escuálido de Sabaneta con leche rica. No conocían los exitosos gerentes el acertó de Yasmina Khadra: «Las revoluciones, las insurrecciones, los golpes de Estado, las injerencias, todas las disfunciones de una sociedad se deben la laxismo» Los venezolanos tenemos una memoria laxa, y la ley se entiende y práctica con laxitud. Medimos todo con una liga de pantaleta.Por ese camino se llegó al juicio de CAP, un circo armado por políticos decadentes, por los grandes fracasados de todos sus emprendimientos, los conspiradores profesionales, los prohombres de las ambiciones no satisfechas y los líderes de la anti política. Sacaron a Carlos Andres que demostró en la caída que era un demócrata gigante, por gastar unos churupos para asentar la democracia en Nicaragua. Al final pareciera que ni con Camus se llega: «Cuando seamos todos culpables, todo es posible» y nos faltan caminos y caminantes.

El 4F. Hace 25 explotó una bomba. Que se inició con cientos de muertos un día como hoy, y se legítimo en unas elecciones, para después convertirse en un régimen putrefacto, que controlando todos los poderes públicos vistió de democracia refrendaría. Pasó al totalitarismo con muertos, torturados y desparecidos, hay más de 100 de presos políticos. El régimen es un Estado Malandro, lleno de ladrones. La Nomenklatura está integrada por personajes de un mabil de carreteras. Abundan traficantes de todos los ilícitos, narcos y lavadores de dinero.

Hoy deben celebrar que su gestión es corrupción, hambre, miseria, inseguridad, desabastecimiento y represión. El país estar claro en lo que somos, lo que enfrentamos y lo que queremos.

Ya vivimos en dictadura, y como dijo Alí Ahmad Said Esber: «El ‘Golpe Militar’ representa, en la época moderna, la más horrenda, atroz y necia forma de asalto» Nuestra responsabilidad es recuperar la democracia. Tumbar la Dictadura conforme al artículo 333 Constitucional.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.