Cesar el thern

Thern de la película Jhon Carter, apariencia similar en mi sueño.

Me había quedado yo con una piedra, era una piedra color blanco, dura al tacto y con relieve irregular, una piedra que asemejaba a las que encuentras en el cascajo de arena para construir, que parecen ser como de cuarzo blanco.

Esta piedra en mi sueño, parecía tener un poder o alguna capacidad que yo en mi sueño conocía, por que la estaba cuidando, no quería que me la quitaran los therns, de un momento a otro como en los sueños sucede, que estas en un lugar y como si hubiera pasado un periodo de tiempo y en tu sueño es completamente normal, que ahora estés en otro lugar, así estaba yo, primero en un lugar tenebroso, con humedad, como una caverna, después estaba como en unas oficinas, la escena que asocio a ese sueño es como cuando los agentes de Matrix buscaban a Neo, así me buscaban los therns a mi, sabían que yo tenia la piedra y harían lo que fuera para quitármela.

En un hábil movimiento, salí corriendo por una lateral donde los therns no me vieron y me encontré a Tomas, si el mismísimo Tomas Meruelo, Tomas al ser un compañero de trabajo en la vida real, un compañero que en este momento no lo conozco del todo y que en realidad no le confiaría mi vida, en ese momento fue la única persona conocida cercana antes de que los therns finalmente me atraparan.

Mi nombre es Cesar

Después de entregarle la piedra a Tomas y diciéndole literalmente estas palabras:

Ten güey, cuidame esto, sordealo.

Llegan los therns y me toman por los hombros, me detienen.

—Danos lo que nos pertenece. — Dijo el thern — . — Que onda, yo no tengo nada, neta trasqulquenme. — Sabemos que lo tienes. — Nambre neta, por que creen que yo lo tengo, si yo lo tuviera se los daba.

Tom se quedaba viendo la escena con ojos de asustado, como tratando de adivinar que es lo siguiente que iba a pasar.

— Oye y no me has dicho tu nombre — pregunte al que me cuestionaba — . — Cesar, me llamo Cesar — ¿Cesar? — Si — ¡No manches ese nombre me gusta bastante!, me recuerda al Cesar de la antigua roma, ya sabes, al Cesar lo del Cesar. — Cesar me sonríe y siento algo de empata de el hacia mi, por dentro me siento aliviado de haber desviado la atención sobre la piedra.

Despierto.

Fin.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.