Lo que estoy haciendo importa?

Hoy me desperté por la mañana pensando que tendría una tarde de revisión de propuestas para trabajar con emprendedores. El ambiente era muy positivo; requeríamos solamente de plantear en una sesión de media hora con cada uno, las razones por las que podríamos tener una colaboración entre la empresa donde trabajo y el emprendedor.

Conforme pasaba el tiempo, me pude dar cuenta que estaba platicando con diferentes emprendedores; desde aquél que tiene una visión clara del problema que estaba resolviendo, hasta aquel que improvisaba en la entrevista para buscar una oportunidad de colaborar. Algunos saben que su idea es relevante y entienden en qué areas se puede encontrar un espacio común con la empresa para colaborar, pero en otros casos se nota la falta de trabajo para hacer la tarea.

Estas sesiones con los emprendedores, me llevaron a reflexionar sobre las razones por las que, en muchas ocasiones, dejamos de ser competitivos y nuestro proceso para desarrollar nuevos conceptos, ideas, negocios se ve mermado por no tener claridad, enfoque y consistencia.

Es común encontrar en México en diferentes ámbitos, que nos concentramos en hacer tareas y darle mas importancia a ello, que al resultado que estamos obteniendo. Cada quien hace lo que le corresponde porque, a nadie han corrido por hacer eso, no?

Se nubla nuestra capacidad para pensar si lo que estamos haciendo es lo correcto o no, porque realmente nos concentramos en hacer las cosas y creemos estar trabajando para obtener un resultado, aunque al final no necesariamente se dé. Esto es preocupante, porque si algo esta sucediendo en otras partes del mundo, por ejemplo en oriente, es que existe un proceso de construcción exponencial y nosotros no tenemos ese concepto de construcción colectiva. Parece que tenemos preferencia por hacer las cosas desde cero y eso claramente nos pone en desventaja.

Este fenómeno, me parece que está muy arraigado en nuestra cultura, lo veo tambien dentro de las empresas sin distinción. Para mantener un ritmo de trabajo se establecen tareas que se tienen que realizar y se divide el trabajo.

Hacer lo que tienen que hacer no es malo, lo malo es asumir que lo que estas haciendo realmente importa, y con esto no pienso que se debe depreciar el trabajo, sino que exista un proceso de pensamiento que lleve a la personas a cuestionar si lo que esta haciendo verdaderamente tiene impacto en su empresa. Mas aún, si lo que estoy haciendo es trascendente y puede servir para construir sobre ello.

Cuántas veces se crean en las empresas ideas que bloquean la colaboración y el pensamiento colectivo, por asumir roles especializados. He visto en inumerables ocasiones la ruptura de un diálogo para construir porque existe la posición del rol experto que es quien define y otros tienen el rol de construir o ejecutar. Este tipo de estructuras no ayudan al trabajo colectivo, mas bien generan un ambiente en el que todos trabajan a un ritmo que puede llegar a ser intenso, pero que al final queda la sensación como si estuviera acelerando un coche con el clutch adentro y por lo tanto, que no se mueve.

En la medida que nos concentremos en darle mas valor al trabajo que estamos haciendo, con una visión trascendental y tengamos conciencia para trabajar colectivamente, pienso que nuestro querido México se convertiría en una tierra de grandes oportunidades.

No pienses en hacer la tarea, piensa en el impacto que tiene la tarea que haces.