CÓMO NUTRIR LA CREATIVIDAD DE TU EQUIPO

Los CEO’s en una reciente encuesta, estuvieron de acuerdo en que la creatividad es la habilidad más importante que un líder puede tener. Lo que parece menos claro es cómo cultivarlo realmente. Cada líder está esperando la siguiente gran idea, aún así muchos ejecutivos siguen tratando al pensamiento creativo como algo antiético a productividad y control

Efectivamente, 80% de los trabajadores Estadounidenses y Británicos se sienten presionados a ser productivos en lugar de ser creativos.

Los líderes no pueden permitirse tener gente que contenga un potencial progreso. Sabiendo esto, es importante reconocer que el pensamiento radical y disruptivo no es algo que pueda ser mandado. Muchos líderes intentan exigir creatividad en el momento: ofrecen recompensas en efectivo por nuevas ideas, equipos secuestrados en sesiones interminables de lluvia de ideas, y promueven las jerarquías competitivas que recompensan a algunas personas por superar en innovación a otras. Mientras que todas estas estrategias suponían manifestar creatividad organizacional, ninguna realmente lo hace — — y usualmente resultan contraproducentes.

Como Teresa Amabile y Mukti Khaire explican, “uno no administra la creatividad.” Tu rol como líder es crear un ambiente de trabajo en el cual el pensamiento crítico, las nuevas ideas y las soluciones creativas puedan fluir sin ser obstaculizadas. Aquí hay algunas directrices para traer lo mejor de la creatividad de tu equipo.

Define creatividad para tu organización sin convertirla en una fórmula. Tom Stillwell, CEO de la agencia de marketing ganadora del premio Clio “Midnight Oil”, explica: “La creatividad puede ser bastante cara si no eres cuidadoso. podrías sumergirte en tu trabajo sin tener claridad de qué tipo de creatividad quieres, y terminar agotando el tiempo, energía y dinero sin resultados.”

Así que el primer paso es definir tus términos. Si tratas conceptos como “pensamiento de diseño” e “innovación disruptiva” como simples términos a la moda en lugar de usarlas como conceptos estratégicos, terminarás haciendo esfuerzos en vano e incluso paralizando la creatividad.

Para crear crecimiento, la creación de ideas debe ser dirigida hacia el beneficio de la organización de los clientes a los que atiende, algo que solamente puede pasar a través de una claridad compartida en qué significa creatividad y qué propósito cumple para diferenciarte de tus competidores. Hay que cuidar que no se extienda demasiado la claridad en una fórmula RoTA. Muchos grupos de investigación y desarrollo con la noble intención de crear “eficiencia innovadora”, tratan de codificar sus procesos de innovación con tal precisión que castran a la imaginación. Una definición clara del rol que juega la creatividad en ejecutar tu estrategia debería de hacer que todos esten en la misma página, asegurando que toda la organización está trabajando hacia metas compartidas.

Encuentra balance entre arte y comercio. En una compañía el pensamiento creativo debe de ocurrir en un espectro entre arte y comercio. Las nuevas ideas que existen solamente en el ámbito del arte, o la creatividad por la creatividad en sí, no necesariamente conduce a la organización hacia adelante. Y es poco probable que las ideas que están singularmente concentradas en negocios o ganancias puedan hacer una ruptura del status quo. Para crear un balance significativo, es vital que todos los integrantes del equipo entiendan el espectro y lo usen para moldear su pensamiento creativo. Mientras que algunas personas batallaran para liberarse de las suposiciones financieras, otros se sentirán constreñidos por la necesidad de anclar su expresión creativa a realidades comerciales. Hay que manejar esta tensión alentando a las personas a que salgan de sus zonas de confort y hacia el centro del espectro. Los líderes efectivos ayudan a su gente a entender esto no como una contradicción pero como una tensión saludable que puede producir las ideas más rentables y progresistas.

Proveer espacio tanto para la expresión individual como la colaborativa. Muy seguido, pensamos en la creatividad como una búsqueda individual. Aún así, las raíces en latín de la palabra “creativo” — — la cual describe una experiencia social, comunal — — revelan una verdad fundamental: La creatividad está cimentada en la colaboración. Julien Jarreau, el director creativo ejecutivo en la más importante agencia para la salud “Health4Brands”, dice: “La individualidad juega una parte importante en cuanto a lo que la gente trae a la mesa creativa. Aún así abandonar esa individualidad por un mayor esfuerzo colectivo es el sumo trabajo de generar poderosos resultados creativos. Soy claro en mis expectativas en cuanto a que quiero creación colectiva mientras que sigo honrando a los individuos. No tolero a las prima donnas.” La gente debe aprender a derivar gratificación como contribuyentes individuales, mientras que se balancea con un espíritu colaborativo centrado en un bien mayor. Un ambiente colaborativo permite igualdad de condiciones donde las buenas ideas pueden ser retadas a grandes ideas. También fomenta la seguridad emocional necesitada por la gente creativa para que se arriesguen a compartir sus ideas más divergentes sin miedo a un juicio. El trabajo del líder es establecer ese estándar y moldearlo.

Proveer “barandillas estructurales” sin constreñir la libertad.

La creatividad es desastrosa. No sigue protocolos estrictos ni procesos. Al mismo tiempo, necesita estructura para prosperar. ¿Cuánta estructura y disciplina es ideal? ¿Cuánta libertad repercutirá en resultados óptimos? Un líder ayuda a construir competencias colectivas al establecer objetivos y fechas límite, proveyendo espacios creativos y tiempos designados para la divergencia, y permitiendo a los equipos practicar la creatividad. Se ponen las herramientas y los procesos en un lugar, y se deja al equipo suelto.

Uno de los más grandes retos para los líderes es determinar qué rol deberían de jugar para ayudar a generar ideas creativas y soluciones. Cuando los líderes tienen más experiencia o talento que su equipo, decidir cuando insertarles sus propias ideas en lugar de asesorar a otros puede ser difícil. Las fechas límite y los objetivos de rendimiento descuidado aumentan el riesgo del líder a imponer su voluntad, lo cual sólo refuerza la duda en el equipo y perpetúa el ciclo del líder que tiene que insertar “la respuesta”. Si usted va a participar ideación, quítese el sombrero de líder y , de manera tan convincente como le sea posible, informe a su equipo que no trate a sus ideas de manera diferente. Sólo haga esto si refuerza el proceso y evita silenciar su participación.

No hay nada más satisfactorio que ver a su gente lograr la necesidad humana de crear y conseguir que sus contribuciones creativas beneficien a la organización y los mercados a los que sirve. Hacer esto requiere del entendimiento de las tensiones inherentes que vienen con el liderar de esfuerzos creativos. Se necesita un liderazgo intencional y sesudo para ayudar al equipo a desatar su más creativo y poderoso trabajo.


Traducción del artículo original “How to Nourish Your Team’s Creativity”

Like what you read? Give Distrito Emprendedor a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.