Refugio anti-lluvia

Desde hace rato cae una lluvia intensa que comenzó con un chubasco.

Se tuvo que refugiar bajo el techo de una parada de bus. Sentía la soledad de la noche al contemplar donde se encontraba. La lluvia hacia que la oscuridad se sintiera infinita. Desde ese momento, fue como si sólo existiera ese único sitio en el mundo.

No pasaba nada ni nadie por aquel sitio.

La soledad crecía junto a la intensidad del sonido de las gotas golpeando el piso y el techo.

No siempre fue así.

Antes tenía un hogar.

Su propio refugio personal anti-lluvia. Donde estaban los misteriosos seres que lo acogieron pero que también lo abandonaron.

Fue un día como este, en un día de lluvia. Estaban viajando en aquella nave con ruedas sin rumbo alguno. Pensaba que iban a otro hogar, pero no se imaginaba que esa parada de bus iba a ser su nuevo hogar.

Sigue lloviendo y siente cómo el agua moja su pelaje. Está temblando del frío que hace. No hace mucho anunciaron un invierno aproximándose.

¿Así se siente la soledad? ¿Como un frío penetrante en los huesos?

Jamás se imaginó quedar de esa forma. Pero lo peor es que nunca entendió por qué.

Por qué después de todos esos años, se olvidaron de él.

A veces se encuentra con otros de ese tipo de criatura que lo abandonó, también abandonados.

¿Será una costumbre de aquellos olvidar a otros?

No pareciera. Esos monstruos que también fueron abandonados recuerdan también cuando eran felices. Cuando también tenían sus refugios anti-lluvia.

Y es raro, porque cuando se acuerdan de esas cosas es como si lluvia les brotara de los ojos.

Él sabe lo molesto que es esa humedad recorriendo el cuerpo, así que cuando puede, va y detiene la lluvia que cae de sus ojos con la lengua.

Siente que los salva, porque ellos lo abrazan.

Aún no se detiene la tempestad ¿cuándo será que acabará?

El frío parece acobijarle ahora.

El mundo fue succionado por la oscuridad.

Ya es tarde. No tiene a dónde ir.

Cerró los ojos y ahí mismo se convirtió en uno con la noche.

Imagen disponible aquí. No es una fotografía tomada por mí.
One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.