¿Por qué #NoAlVotoElectronico?

Ayer ejercí mi derecho de troll internauta, y me indigné públicamente en Twitter frente a la felicidad de Facundo Garretón (@facundogarreton) por la aprobación en comisión del dictamen sobre la reforma electoral que incluye la disposición del voto electrónico. Con la cámara de ecos de Mariano Amartino (@amartino) y algunos otros, pronto vi mis twits convertidos en una versión vernácula de la primavera egipcia, y comencé a recibir pedidos de explicaciones de todo tipo: de ciudadanos ilustres, de trolls más trolls que yo, de algunos uruguayos curiosos y otros agentes extranjeros, y finalmente algunos DMs de lo que algún medio podría llamar “fuentes cercanas al gobierno”, que esencialmente me decían “no se porqué esto es tan terrible, pero si estás tan enojado, porqué no nos contás como es el tema.” Como quizás Twitter no sea el medio más idóneo para sostener un argumento con fundamentos sobre fundamentos de la democracia, y porque conozco y respeto el trabajo de Facundo y creo que se merece una explicación de mi posición un poco más ajustada, aunque no más escueta, que la que Twitter me permite, es que me decido a perder algunos minutos más de sueño para escribir esto. Espero que sea breve y espero que sea sencillo de seguir.

El argumento en contra es tan simple como determinante: la tecnología sobre la que se basa la democracia tiene que ser dominada por una amplia supermayoría de los ciudadanos, o siempre correremos el riesgo de que un puñado de gente engañe al resto para hacer su voluntad.

¿En un país donde un porcentaje significativo de la población fuera analfabeta, podríamos confiar en un sistema en que los votantes sólo pueden tener certeza sobre el secreto de su voto si saben leer y escribir? La respuesta es que no, no podríamos.

Los Argentinos manejamos muy bien -dominamos, me gustaría decir- la tecnología de los sobres y las urnas selladas. La dominamos hasta el punto en que sabemos de manera muy intuitiva y natural cuales son los límites y las posibilidades de esa tecnología. Si alguien nos dice que puede saber a quien votamos nosotros, entre todos los votantes de una mesa, por ejemplo, sin haber marcado nuestro sobre de antemano, después de que lo depositamos en la urna, podemos entender que están tratando de engañarnos.

Los Argentinos sabemos, en una grandísima mayoría, leer y escribir. Sin embargo, las boletas electorales por lo general llevan fotos, para que no tengamos dudas de a quién estamos votando. Así y todo, con el sistema que tenemos actualmente, quienes no saben leer y escribir están en desventaja, y son más fácilmente manipulados. Incluso quienes saben leer y escribir pueden ser, hasta cierto punto, manipulados por falsas boletas. En ese sentido, quizás dominamos la tecnología de la lecto-escritura un poco menos que la tecnología de los sobres.

En lo que se refiere a la tecnología de computadoras -o, si quieren, impresoras- y al funcionamiento de aparatos electrónicos de todo tipo, los Argentinos somos, en una grandísima supermayoría, completamente analfabetos. Esto incluye sin duda a la casi totalidad, por no decir a todos, los diputados y senadores que deben votar esta ley; incluye también a los fiscales de los partidos políticos, a los candidatos de los partidos políticos, a los militantes de los partidos políticos y los votantes.

Para quienes no me conocen: yo no soy un ludita. Me dedico a construir y destruir tecnología, profesionalmente, desde hace más de 25 años. Soy un enamorado de la capacidad de la tecnología de resolver problemas. De mi vida profesional, antes de hacer satélites, dediqué casi 20 años a la seguridad informática. Programo desde los 9 años; he confesado públicamente que fui hacker durante mi adolescencia, etc. Entienden el punto. Digamos que si yo, o alguien como yo, con una historia similar, les dijera que gracias a una técnica de {análisis diferencial de potencia en la red eléctrica; interferencia de Van Eck; insertar un troyano en un compilador; redireccionar a los lugares adecuados un lote de memorias construidas especialmente para mi en Shenzen; etc., etc., etc., pueden elegir alguna de todas estas o inventarse palabras igualmente pertenecientes al campo semántico de la esotérica de lo posible en el rango digital}, soy capaz de pararme en un costadito de una escuela y registrar exactamente que está votando cada persona que entra en el cuarto oscuro. ¿Me creerían? ¿Como podrían estar seguros?

El hermoso día en que una grandísima supermayoría de los Argentinos pueda plantarse adelante mio a contestarme esa sencilla pregunta, con argumentos, y sin hacer referencias a una autoridad (un fiscal electrónico, una universidad de no se donde…) sino por propia experiencia y conocimientos, entonces vamos a estar en condiciones de decir que dominamos la tecnología de las computadoras para usarla para votar.

Si Nicolás Maduro se para en televisión nacional en Venezuela y dice que conoce los nombres y apellidos de quienes le votaron en contra, no es verdaderamente importante que los conozca o no los conozca, sino tan sólo que sea creible que puede conocerlos, para que la democracia esté absolutamente acabada.

El voto electrónico convierte a cualquier Emiliano Kargieman en un potencial Nicolás Maduro, y eso es inaceptable.

No hace falta que discutamos el dictámen, ni la propuesta de ley, ni que revisemos las implementaciones propuestas de ninguna de todas estas cosas (que se podría hacer, y he escuchado a varios hacer con gracia y convencimiento).

El voto electrónico se sostiene sobre el fundamento infundado de que saber usar una computadora es lo mismo que dominar la tecnología de las computadoras. No lo es. Y la tecnología que no dominamos es la que se usa para dominarnos.