Visita al Washington Post

Viajando al diario de referencia de la capital de USA cuando comienza a ver luces tras el desembarco de Jeff Bezos. Mi #PeregrinajealWaPo


Quince meses, para un empresario con miras a largo plazo no es nada. La compra del Washington Post fue una de las noticias periodísticas del 2013. Un salvavidas echado a tiempo para periodistas desesperanzados. Una Inyección financiera y un espaldarazo a la apuesta digital. Alguien había dado un paso, sin dudarlo, seguro de lo que hacía.

Lo que comenté sobre la compra en CNN Chile en agosto del 2013.

Cuando el actual director del periódico Martin Baron, llegado un año a antes de la compra de Bezos, dirigía el Post, era un director más a cargo de un periódico en crisis. Desde septiembre pasado, David Carr, gran pluma del The The New York Times lo destaca como el líder que permitió “que se hable del Post por las razones correctas”.

El lunes a las 12 de la mañana pasaré a saludarlo junto al columnista de El País y profesor de Georgetown, Héctor Schamis. Ese día, gracias a la intercesión de Roger Black y las gestiones del Director de Arte del diario, Greg Manifold, tendré una soñada agenda:

Viajo a aprender cuando el optimismo empieza a recuperarse en el entorno de los diarios de calidad de Estados Unidos. Hace poco, cuando se dieron a conocer los resultados del último trimestre del año, Marc Andreessen, la estrella de los inversionistas digitales de Silicon Valley, aseguraba que la rentabilidad del negocio de las noticias podría multiplicarse entre 10 y 100 veces en los próximos 20 años.

El Post llevaba años perdiendo dinero a pesar que reducciones en la redacción. La ejecutiva que ha soportado tiempos de vacas flacas, la sobrina de Don Graham, Katharine Weywouth, finalmente fue reemplazada por Frederick J. Ryan, uno de los profesionales responsables del periódico Político, un emprendimiento de periodistas que daba mucho que hablar en la época opaca del Post.

Durante el primer año con Bezos como nuevo dueño, aunque se ajustaron a la baja los beneficios sociales, se contrató a 100 nuevos periodistas. Y lo ha hecho a la vez que su competidor de Nueva York informaba sobre el despido de la misma cantidad de profesionales.

Pero además en marzo de 2014 el Washington Post abrió su oficina de desarrollo digital en Nueva York. El blog Mashable destacó el anuncio de su App “PageBuilder”, descrita por los expertos como una “Storify con esteroides” que pretende lucir los contenidos del diario gracias a una mejor experiencia para los lectores.

Cuando Bezos compró el periódico, lo visitó para motivar al equipo a recuperar el Washinton Post como una marca nacional y global, “esa es la prioridad”. Bezos apuntaba a que su público objetivo debiera ser toda la población de habla inglesa en el planeta. “No podemos mantener al diario en modo sobrevivencia, tenemos que ponerlo en modo crecimiento”, aseguraba.

Según el director tecnológico del diario, Shailesh Prakash: “Para Bezos el contenido no es la única forma de diferenciación, aunque es importante, lo es también el diseño y la tecnología con la que ese contenido se presenta”. Mientras, la revista Columbia Journalism Review resumió el sueño de Bezos señalando que buscaba “crear un “bundle” (paquete) informativo. Que logre recrear para los lectores digitales ese ritual diario de leer gracias a la suma de todos los elementos que hasta ahora entrega el periódico impreso. Lo que hará que estén dispuestos a volver a pagar por lo digital.”

En noviembre el mercado recibió con optimismo la primera apuesta del Post para llevar al entorno digital y móvil la “daily ritual routine” del papel. El Post comenzó a distribuir una edición especial con contenidos internacionales y nacionales para una aplicación para tabletas que por ahora es exclusiva para los usuarios de las tabletas Fire de Amazon.

Hasta ese momento los cambios se habían limitado a potenciar la capacidad competitiva de la página Web. Pero los resultados son esperanzadores: aumentaron 63% las visitas y el Post aparece escapado de periódicos como Los Angeles Times y el WSJ que tienen 27,3 y 23 millones respectivamente. El Post alcanzó las 40 millones de visitas por mes, lo que lo deja en un sólido segundo lugar entre los periódicos de USA tras los casi 50 millones del The New York Times.

Ken Doctor, analista de medios internacional es uno más de los que se ha mostrado optimista con los cambios del Post, afirmó a fines del año pasado en Mashable que el proyecto reúne las palabras claves de lo que viene: digital, nichos, móvil y pagado. Todo teniendo en mente la frase con la que se despidió Bezos cuando visitó la redacción: “piensen en los lectores, sean innovadores, sean pacientes”.

(Termino con un enlace con lo que pienso del futuro del “bundle” periodístico, los paywalls y las aplicaciones como espacio para el periodismo de calidad)