Somos conversación

Mucho ha experimentado el hombre, a muchos de los celestes ha nombrado desde que somos una conversación y podemos oír unos de otros.

Hölderlin

La frase de Hölderlin es hermosa y exacta. Fuimos humanos el día que nos reunimos alrededor del fuego y empezamos a contarles a los demás lo que nos había pasado en el día. Posiblemente (para la época) el uro que habíamos cazado o el dientes de sable que evitamos que nos comiera.

“Somos seres sociales” sería la versión aséptica de la misma frase, pero a costa de la dimensión espiritual. Y no es una pérdida pequeña. El humano necesita de la palabra no sólo para construirse, sino para nombrar sus sombras.

Somos el relato que hacemos de la realidad. Lo que le contamos a otros, lo que nos decimos a nosotros mismos, lo que usamos para justificarnos ante los dioses. No sólo retratando nuestros actos, sino incluso (y especialmente) nuestras contradicciones.

Hoy día ya no tenemos fogatas. Se ve que las extrañamos, porque hemos construido sucedáneos: ahora hablamos alrededor de una pantalla brillante. Seguimos siendo humanos, nuestros relatos giran alrededor de mas o menos las mismas cosas y seguimos invocando deidades comunes al clan.

La diferencia es que ahora quedan registros de las palabras, podemos volver al relato de hace algunos años y descubrir que hay cambios. Ya no soy la misma que armó aquella historia, mi lectura del hecho cambió, a fuerza de contarla o contármela.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated E Cazes’s story.