Dios es redondo

Juan Villoro es un literario exquisito, amante del fútbol y en su libro “Dios es redondo” ha encontrado la síntesis dialéctica perfecta sobre lo que representa para la sociedad el deporte más relevante a nivel mundial. Ofreciendo una vibrante crónica de la religión laica que llena los estadios. La divertida y a menudo épica aproximación de Villoro puede cautivar al aficionado deseoso de compartir datos reveladores, pero también al curioso “enemigo” interesado en conocer las causas que llevan a dedicar cánticos en nombre de un equipo.

Sin embargo, me llega a la mente la pregunta ¿Por que no es un best seller, como si lo son las autobiografías de personajes importantes dentro del mundo de la pelota como: Pep Guardiola, Jose Mourinho o inclusive, el ya fallecido, Johan Cruyff?

Al leer a Baricco – defensa central en su juventud – encontré mi respuesta. Los “bárbaros” como los llama, buscan en los libros, textos que procedan de la televisión, la prensa o la fama. Han dejado a un lado la “calidad” para envolverse en aquellos escritos con los que encuentren una conexión. Ahora comprendo que la literatura de Villoro no encaja dentro de las exigencias que han y seguirán produciendo los “nuevos lectores”.

Un grave error para los que aún no le dan la oportunidad al mexicano de sumergirlos en una pasión de millones. Como dijera “el infierno y el cielo no están en el más allá. Están en la cancha y solo duran 90 minutos”.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Ernesto De Valdes’s story.