Mi experiencia con los videojuegos

Pocas cosas sobre mi infancia son tan claras como lo es mi experiencia con los videojuegos; todo empezó cuando tenía 4 años, iba casi todos los días a casa de mi abuelita el cual era uno de mis lugares favoritos y razones de sobra tenia, nadie me trataba mejor en el mundo que ella, pero lo que mas me gustaba de ese lugar era ese aparato que había cambiado mi vida desde el primer momento que lo use, estoy hablando del Super Nintendo de mi tío, que por esos años el era un niño de unos 12 pero a pesar de la diferencia de edad nunca tuvimos diferencias o nunca me trato como a un “bebe”, al contrario, a la hora de jugar Super Street Fighter II The New Challengers nunca se tentó el corazón para surtirme como lo llamaba el en aquel tiempo haciendo referencia a ganar logrando un perfect. Solo tenia 2 juegos pero si me lo preguntan, no pudieron ser mejores que esos, estoy hablando de Super Mario World y el que mencione anteriormente.

La mayoría del tiempo jugaba yo solo dado que mi tío tenia muchas actividades y no coincidíamos mucho en la casa de mi abue, lo que me permitió darle por mi cuenta al Mario, que esta demás decir que es mi juego favorito de toda la vida por lo que significo para mi en ese entonces y hasta la fecha sigo jugandolo cada vez que me llega la nostalgia y debo decir que me hace sentir exactamente igual que en aquellos días… realmente es dificil para mi calcular cuantas veces me he acabado ese juego y mentiría al decir que el agradecimiento que viene al final de los créditos no me ha sacado unas cuantas lagrimas.

Años mas tarde mi tío se hizo de un PSX y también le dedique varias horas pero para ser honestos no causo mucho impacto en mi vida, me imagino que debió ser porque en su momento no jugué esas joyas que hicieron legendaria a esa consola, pero si que me la pase bien jugando World Soccer Winning Eleven 2002 y Pac-Man World. Tuve otros acercamientos con los videojuegos como aquellos 100 en 1 que vendían en el mercado o también en las maquinitas afuera de la escuela.

Después de todo eso no fue difícil para mis papás deducir que lo que mas quería en el mundo era una consola para poder tenerla en casa y jugar mas tiempo y fue cuando en un día de reyes me trajeron un Nintendo Gamecube junto con Mario Kart: Double Dash!! y Mario Party 4, claro, mi obsesión con Nintendo y los juegos de Mario tienen sus razones de ser. Fue en ese momento cuando confirme que era uno de mis pasatiempos favoritos junto con jugar fútbol. Me gustaba tanto jugar que lo hacia siempre que podía: después de la escuela, después de comer, antes de dormir etc. esto llego al grado que mis padres tuvieron que ponerme reglas, solo podia jugar los fines de semana y siempre y cuando estuviera cumpliendo mis deberes de la escuela y en la misma casa, obviamente siempre aprovechaba que mis padres se descuidaran para encender la consola y echarme una partidita de Smash o Mario Kart siempre con el riesgo de que me descubrieran y me dejaran sin jugar el fin de semana.

Siempre estuve “casado” con la gran N inconscientemente, y siempre que veía algún producto relacionado le decía a mi padre que me lo comprara, muchas veces sin éxito pero fue así como conocí la revista club Nintendo, ya que mi padre prefería comprarme una revista mensual que juguetes o cosas del estilo. Obviamente mi colección de revistas de CN esta lejos de considerarse completa pero si puede presumir que tengo bastantitas. Por mi edad realmente solo las quería para ver las imágenes, los trucos y uno que otro articulo que fuera llamativo a la vista por ello hoy en dia aun tengo el gusto de agarrar una revista aleatoria y ver todo eso que mi yo del pasado ignoraba. Unas joyitas esas revistas, una lastima que ya no se hagan a papel en México.

En esa época en la que el acceso a Internet era básicamente nulo yo no me daba cuenta de todo lo que significaba la industria de los videojuegos, lo que sabia era gracias a la revista pero como ya había mencionado, solo veía las imágenes así que no me enteraba de gran cosa, pero lo mas importante de esos días es que no se intentaba dar un nombre a nuestra afición o hacernos parte de un grupo como en día que nos obligan a llamarnos “Gamers”, antes, o al menos en mi caso, simplemente jugaba sin importar si estaba encajando en un grupo o si estaba haciendo bien las cosas, yo solo encendía mi preciado aparato de discos pequeños y me desconectaba del mundo. Esos eran días.

Pasaban los años y cada día me enamoraba mas de los videojuegos, si es que cabe, jugaba (y juego) de todo un poco (hasta de xbox aunque me de un poco de pena) sin darle tanta importancia a la guerra de consolas que para ser honesto yo ni en cuenta de eso, supongo que eso se debía a que no tenia ese amigo/enemigo que me dijera que su consola era mejor, en fin, crecí con ellos y hoy en dia tengo muy claro que quiero dedicarme a los videojuegos de por vida, estoy cursando la carrera de Ing. en Informatica en el IPN y espero realmente poder cumplir ese sueño, ya sea desarrollando juegos o haciendo el afamado “periodismo de videojuegos” porque tengo esa necesidad de aportar de cualquier manera a la industria.

Sobre mi opinión de la actualidad de los videojuegos… pffff… esperemos que las cosas mejoren.