El ego mata talentos

Según la definición del diccionario, el ego es el sentimiento que tiene una persona sobre sí mismo, ya sea autoestima o auto-importancia.

El concepto es demasiado vago, y puede ser interpretado de diferentes formas, así que para motivos de este post definiré ego como el sentimiento que tiene una persona sobre sí mismo, en comparación con los demás.

De acuerdo a esta definición, diría que el ego es algo exclusivo de la raza humana. No veo a un gato o un perro comparándose el tamaño del pene.

Si bien estoy de acuerdo en que el ego nos ha ayudado a superarnos y a buscar una meta cada vez más alta, también creo que ha perjudicado a la sociedad, y como soy mexicano me refiero a la sociedad mexicana en particular.

Desde “su alteza serenísima” en los tiempos de Santa Ana, hasta “señor licenciado” en la actualidad, los mexicanos hemos tratado de sentirnos superiores entre nosotros mismos; más que racistas o sexistas, somos clasistas.

Y hablando de tiempos modernos, el ámbito en el que he notado los egos más inflados, es el del desarrollo de software. Tanto programadores como diseñadores (y de paso emprendedores) tenemos la costumbre de menospreciar a otros colaboradores.

Si alguien soluciona un problema de forma diferente a la tuya, no es razón para juzgarlo o llamarlo incompetente. Incluso si la solución es errónea o deficiente, lo peor que podríamos hacer es burlarnos y apuntar con el dedo.


La pasión es muy importante para movernos, pero hablando de lo verga que somos no se cumple el objetivo de hacer chingona a la banda.

– Jose Luis Arruti


En el poco tiempo que llevo en el extranjero, en una de las ciudades con más “divas” de la tecnología, he visto menos desprecio y egocentrismo que en México. Ya sé que me estoy contradiciendo al hacer una comparación con otra cultura, pero lo hago con el propósito de dar retroalimentación constructiva.

México sería un país muy diferente si en vez de acuchillarnos por la espalda, nos ayudamos a mejorar entre nosotros mismos. Si en vez de decirle a un compañero programador “no vales madre”, le hiciéramos notar su error y ayudarlo a mejorar.

Y sobre todo, a respetar los pensamientos y las ideas de cada uno. Si tienes el tiempo para criticar a los demás, es posible que no tengas algo mejor que hacer.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated #Edgar’s story.