Miedo

El miedo es un sentimiento muy poderoso, es lo que nos motiva a hacer las cosas o dejar de hacerlas. El que nos paraliza o nos hace correr con adrenalina. El miedo nos mantiene vivos, o nos mata.

La mayor parte de mi vida hasta ahora la he vivido tratando de evitar el miedo, sin darme cuenta he caído en la comodidad de la rutina, en la tranquilidad de lo cotidiano y lo «seguro». Le tengo miedo al cambio.

Y es que el 90% de mis días son ordinarios. Son pocos los días en donde pasan cosas que me cambian la vida y cuando pasan, el primer mecanismo de defensa es el miedo.

El último cambio en mi vida fue hace cerca de 7 años, cuando decidí dejar mi ciudad de nacimiento y mudarme a una nueva ciudad totalmente desconocida. Siete años han pasado sin cambio mayor alguno. Siete años he vivido en la tranquilidad de la conformidad.

Sin embargo, puedo notar que es hora de un nuevo cambio. Y no, no es nada fácil aceptarlo.

Miedo, nos volvemos a encontrar…

El día de hoy mi vida se parte en dos, en un antes y después. Han sido días difíciles y muy duros emocionalmente, creí que no era capaz de sentir tantos sentimientos al punto del desborde, pero el que más domina es el miedo, miedo a uno de los cambios más grandes en mi vida hasta ahora.

El miedo me dice que quiere quedarse en el mismo lugar cómodo en donde he estado los últimos 7 años, pero mi corazón me dice que sólo tengo 28 años de experiencia y que faltan muchas cosas por conocer y vivir, y que si me mantengo en el mismo lugar nunca podré experimentarlas. Estoy paralizado por el miedo. Es el miedo el que me dice entre líneas «hey, no te muevas o te puedes caer, no te muevas o puedes lastimarte».

Pero no, no voy a quedarme quieto, no voy a escuchar al miedo, porque no es lo mejor para mí. Dicen que hagas a lo que más le temes, y sigas haciéndolo hasta que ya no le temas. Pues entonces haré todo lo contrario a lo que me dicta el miedo, voy a hacer cambios en mi vida y voy a seguir haciéndolos hasta que ya no les tema. Y el día en que pueda decir «no tengo miedo al cambio», me llenaré de orgullo y agradecimiento por haberlo logrado.

Y para lograrlo, voy a utilizar otro miedo, el miedo que me motiva a correr y escapar de la amenaza. Miedo contra miedo, y sé cuál es más fuerte, porque al final le tengo más miedo a ser una persona conformista y falsa, a no seguir mis sueños y quedarme en la comodidad. Ese miedo es mucho más grande que el miedo al cambio :)

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.