Una generación carente de disciplina y firmeza.

Image for post
Image for post
Imagen tomada de Dribbble

Cuando yo era pequeña mi mamá tenía un delgado y alargado látigo de cuero de vaca, realmente no recuerdo que ella me haya corregido con él, sin embargo, solo lo usaba para amedrentarme de mis acciones contrarias a su correctivo. Hoy en día le llaman “El mejor psicólogo”. Mi punto es: a esta generación le falta disciplina y firmeza.

Actualmente muchos se escandalizan cuando el padre quiere corregir por medio de un nalgada, pues sostienen que estudios han determinado que aquello puede ocasionar algún tipo de trauma a los niños. Preguntemos a nuestros padres sobre cómo ellos eran corregidos por nuestros abuelos, y preguntémonos ¿acaso ellos han crecido con algún tipo de trauma? En mi caso particular mis padres agradecen la corrección de mis abuelos, pues sin eso ellos no serían las personas que son ahora.

¿Qué ha pasado con esta generación? Que no quiere un no por respuesta, que obliga a los demás a aceptar sus ideologías y que ridiculiza al resto por seguir una enseñanza bíblica e instruir con los fundamentos de la palabra de Dios.

¿Qué ha pasado con esta generación? Que atropella todo pensamiento moral y disfraza como derecho el asesinato.

¿Qué ha pasado con esta generación? Que repudia la corrección y más bien exige que se muestre tolerancia a ellos, pero ellos son inmisericorde ante el abuso y genocidio de niños indefensos.

Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él. Proverbios 22:6

La manera de dañar realmente a los niños de acuerdo con Proverbios es dejar de disciplinarlos.

No es mi intención querer indicar cómo enseñar o corregir a sus hijos, por favor, no lo mal interpreten, pero este tema no puede pasar desapercibido por mí, porque si el Señor me lo permite algún día tendré mis propios hijos y me veré en la misma encrucijada en la que muchos padres se hayan: ¿Cómo los alejo de esta generación depravada?

La única respuesta válida y confiable, es acercarlos más a la palabra de Dios. Recordemos que parte de la vida cristiana es la corrección que Dios continuamente hace en nosotros (Hebreos 12:6; Proverbios 3:12) y compara Su corrección con la de un padre por su hijo.

Por tanto, oremos para que el Señor otorgue sabiduría y así poder instruir correctamente a nuestros hijos. No pensemos en alejarnos del mundo pues es imposible hacer eso, más bien oremos para que la palabra de Dios esté en sus mentes y corazones (Hebreos 10: 16–17) ; Jeremías 31:33), de esa manera se mantendrán firmes y no retrocederán ante una ideología megalómana que se burla de Dios.

Written by

Diseñadora Gráfica & Web. Wordpress. Handlettering. Cristiana por misericordia de Dios. Directora de Proyectos en @macministerio.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store