Historias de refugiados — El Cuarto Bit

Los refugiados siguen llegando a Europa sin que los representantes políticos den una solución. Es un éxodo masivo que engulle muchas vidas en el camino. Esta realidad está siendo continuamente denunciada en todos los formatos posibles. La que sigue es una selección personal de especiales interactivos internacionales sobre este tema.

La huida

The ‘Black Route’ to Europe, and the Story of a Syrian family who braved it muestra las vicisitudes de una familia en su huida de la guerra de Siria. Los autores del reportaje, Anthony Faiola y Charles Ommanney, les acompañan durante cuatro días por la frontera entre Grecia y Macedonia y después en Serbia. Su destino final fue Austria.

Un mapa traza el recorrido a medida que se avanza navegando en scroll por las imágenes y el texto del relato con un sutil efecto parallax.

Este mismo medio publicó a finales del 2013 Refuge, centrado en las vivencias de 18 sirios en su búsqueda de una vida lejos de la guerra. Las fotografías y vídeos son de Linda Davidson y el texto de Kevin Sullivan.

Cada una de estas personas se convierte en una cifra en las estadísticas. La magnitud de la diáspora es difícil de asimilar. The Flow Towards Europe intenta precisamente ilustrar con un gráfico interactivo ese movimiento de personas.

A partir de datos de las Naciones Unidas, la firma finlandesa especializada en visualización de datos Lucify muestra gráficamente las rutas migratorias con puntos que se desplazan por Europa. Cada uno de ellos representa 25 personas.

Los autores, Ville Saarinen y Juho Ojala, han incorporado las estadísticas desde 2012 hasta el presente. La última actualización es de diciembre de 2015. En el gráfico se pueden ver los flujos a lo largo del tiempo. También se muestran los movimientos de salida o llegada país a país con sólo clicar en él.

En los campamentos

En su huida hacia una vida mejor, muchos desplazados pasan largas esperas en campamentos. Algunas se eternizan hasta convertir estos lugares en teoría provisionales en destinos finales de sus habitantes.

El día a día del campo Domiz, en el norte de Irak, es el centro del documental Refugee republic. Este reconocido trabajo de la productora Submarine Channel combina dibujos, vídeo, fotografía, sonido ambiental y texto con el objetivo de crear una experiencia de inmersión en el lugar.

Creado en el 2014 por Jan Rothuizen, el artista, Martijn van Tol, periodista multimedia, Dirk Jan Visser, fotógrafo y Aart Jan van der Linden, desarrollador web, el interactivo permite recorrer las calles del campamento y conocer a sus habitantes sirios.

El mismo objetivo, la inmersión en un campamento de refugiados, persigue Clouds over Sidra, un reportaje en vídeo esférico creado por el fundador de la compañía de realidad virtual VRSE, Chris Milk y Gabo Arora.

En esta filmación de poco más de ocho minutos, la protagonista es una niña de 12 años que vive en el campamento Za’atari de Jordania, junto con otros 84.000 refugiados sirios. La vemos ir a la escuela, a su tienda y a un partido de fútbol.

El vídeo en 360 ha sido, sin duda, el formato que más interés ha despertado en 2015. La producción de reportajes con esta tecnología no para de crecer. Incluso el New York Times, sorprendió a sus lectores adjuntando unas gafas Google cardboard en una entrega de su diario para que pudieran ver The Displaced.

También producido por VRSE, The Displaced recuerda que la mitad de los sesenta millones de desplazados en el mundo por culpa de la guerra son niños. En este trabajo en vídeo en 360 conocemos las historias de tres menores, de Siria, Ucraina y Sudán, respectivamente.

Además de la exploración en 360 grados de un espacio, otro recurso inmersivo por excelencia es tener un rol en el relato. La cadena francesa Arte creó en 2014 Refugiés, un reportaje creado como un juego. El usuario es un periodista que tiene que visitar campos de refugiados en Nepal, Irak y Líbano. A tráves de la experiencia en primera persona y el encargo de la cadena, el periodista irá haciendo entrevistas y obteniendo información.

Shatila es un campo de refugiados de palestinos situado en Beirut con el triste mérito de ser uno de los más antiguos, pues se creó a raíz de la guerra árabe-israelí de 1948. En 2010, la cadena norteamericana CBC publicó Exile Without End, firmado por Nahlah Ayed, Ahmed Kouaou y Danny Braün. Muestra algunos de los espacios y las historias personales que lo ocupan.

El exilio permanente en los campos es uno de los finales de los éxodos de este siglo. Médicos Sin Fronteras aborda esta cuestión con los tres adjetivos con que se describen a sus protagonistas: refugiados, desplazados y migrantes. Para cada uno de ellos un escenario: Siria, Sudán del Sur y México. Los autores de Éxodos, una serie de tres reportajes con texto, fotografías, vídeo y gráficos, son Agus Morales, Anna Surinyach y Quim Zudaire.

Lo que pueden huyen pero muchos habitantes de zonas en guerra están atrapados. En Siria, los cascos blancos llevan ayuda y auxilio a las zonas en conflicto y atienden a los heridos de cualquier bando. Son civiles de diversas edades y profesiones que regularmente cruzan la frontera de Turquía para formarse, donde los entrevistan los reporteros Robin Braquet y Flavian Charuel. Casques sur le front, apoyado por France 24, RFI et Courrier International, mezcla ilustración animada y vídeo para contar esta historia de solidaridad.

Esta es mi selección, ¿cuál es la tuya?

evadominguez.com
 
@edominguez


Originally published at blogs.lavanguardia.com.