Lágrimas de sal…

Somos muchas veces corazones de cianuro que envenenan el alma de quien nos toca… tóxicos como esos labios de nicotina que nos manchan más de lo quen nos relajan

Somos un bosque virgen cuando nos vamos de aquellas vidas que nos cuidaban como suyas… en silencio y a veces sin descubrir.

Somos piñas que cortan lenguas… fuego que hierve pieles…. burbujas que aíslan vidas

Pero, sobre todo, somos lágrimas de sal que curan con cada abrazo, somos un Si bemol en medio de la solitaria tristeza y una manta que abriga corazones lastimados.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.