Cierto día de mayo

Era una mañana de cierto día de mayo, Buenos Aires estaba amaneciendo, el invierno estaba con fuerza y las primeras horas del día, aquellas cuando sale el sol, son frías reminiscencias de unas noches gélidas.

Amaneció en mis brazos, no sé si era su costumbre de dormir así con todos los hombres pero conmigo siempre lo hizo. Ella dormía de lado y me pedía que pusiera mi pecho junto a su espalda y después que pasara mi brazo derecho sobre su cuerpo, ella con sus dos manos tomaba la mía y la colocaba cerca de su corazón, y así se quedaba toda la noche.

Ese día amanecimos bien juntos por el frío, era nuestro último día en esa ciudad del sur, se nos había acabado el dinero así que teníamos que aprovechar el desayuno del hotel en que nos habíamos hospedado, lo que servían era muy simple y a mi me enojaba porque me quedaba con hambre pero, aun así, era lo mejor para no gastar más dinero pues no había manera de hacerlo.

Recuerdo que le dije que teníamos que bajar al restaurante pues si no lo hacíamos se nos haría tarde y perderíamos el desayuno, nadie más dijo nada y seguimos acostados y dormitamos pues la noche anterior habíamos llegado muy tarde.

Unos niños comenzaron a hacer mucho ruido en el pasillo y nos volvimos a despertar, en voz baja dije que teníamos que aprovechar el desayuno, los niños seguían haciendo ruido. De pronto ella quiso tener sexo, era raro pues nunca quería hacerlo por la mañana, generalmente a esas horas ella prefería dormir, yo aproveché y le hice el amor como nunca. Ella me encantaba.

Los niños se dejaron de escuchar y ella quedó satisfecha con eso, ella sabía que sus gritos y gemidos los habían asustado. Hemos perdido el desayuno le comenté… los dos reímos.

Tuvimos que hacer malabares con el dinero para poder comer algo y tomar un taxi que nos llevara a la central de autobuses.

Ese día fue increíblemente caótico pero ella me encantaba y yo estaba feliz, yo de verdad la amaba.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.