Sobre la competencia económica

Una de las grandes banderas del sistema económico capitalista ha sido la competencia, de hecho a los ojos de la economía burguesa a la competencia dentro del mercado se le coloca como la piedra angular de toda la economía, no obstante, dentro de la crítica a la economía política existe una lectura divergente a dicha concepción. En palabras de Jhon Weeks (2009) la economía burguesa liga la competencia al número y tamaño de los competidores, es decir, la teoría cuantitativa de la competencia. El autor señala que la competencia “es el elemento teórico central en la teoría burguesa, del que derivan todas sus generalizaciones” (58)

Para eso Dussel (2014) en su análisis sobre la competencia hace señalamientos para dislocar a la competencia como ese concepto central, él señala que la competencia sólo nivela los precios de las mercancías dentro del mercado, no crea valor, ni las mercancías, no crea la oferta, ni la demanda, ni las deja en equilibrio.

Se hace una reivindicación de que la competencia es un elemento constitutivo del ciclo económico capitalista pero no la base creadora del capital. Entonces dentro de la crítica a la economía política, el análisis de dicho elemento consiste no en la teoría cuantitativa, sino en cómo se configura la competencia entre capitales y de capitales con la fuerza de trabajo. Y de hecho, se hace desde una mirada histórica. Así, Weeks (2009:34) señala que emerge la necesidad de la competencia para superar al monopolio feudal sobre la mano de obra, así el capital al encontrarse con la necesidad de la obtención de plusvalor lucha por generar el mercado de trabajo ya que dentro del sistema económico feudal eso no era posible.

Cuando la eliminación del monopolio del feudalismo fue posible, los individuos son a su vez despojados de sus medios de subsistencia que les otorgaba ser parte del feudo, entran dentro del mercado vendiendo su corporalidad y los capitales entran en competencia para la compra de esa corporalidad por cierto periodo de tiempo.

Si se hace un análisis entre concepciones de Weeks y Dussel, encontraremos diferencias, sobre todo en la concepción del monopolio. Dussel, lo retoma con una concepción más generalizada, como lo contrario a la competencia, señala “el monopolio […] se opone a la competencia, suspende la competencia, o la hace inoperante” (2014: 136) mientras que Weeks dice “la competencia produce monopolios capitalistas, pero dichos monopolios no son la antítesis de la competencia […] los monopolios no son la negación de la competencia” (2009: 75) Son lecturas sobre lo que señala Marx que pueden ser contrarias pero también complementarias para entender el fenómeno que se nos presenta.

Al final, se señala pues, que otra característica es la competencia entre capitales, donde se enfrentan para poder obtener la mayor plusvalía posible, este análisis se va ir complejizando a medida de diferentes niveles de análsis, es decir, en un mismo país, entre países, entre ramos de la producción, con la implementación de la tecnología, etc.

Dussel Enrique (2014). 16 tesis de Economía Política. Interpretación filosófica Siglo XXI Editores, México

Weeks John (2009). Teoría de la competencia en los neoclásicos y en Marx, Maia Editores, Madrid, España

Like what you read? Give Eduardo Enrique Aguilar a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.